El protagonista de esta historia que demuestra la gran tensión que existe en la calle por la gestión del PSOE durante la crisis del coronavirus y el papel de la oposición se llama Joselu Marcos, un joven originario de Sevilla que reside en el conocido barrio madrileño de Arganzuela. Joselu decidió salir este domingo, dentro de las medidas restrictivas por la crisis del coronavirus, para celebrar de alguna manera el “Día a nivel internacional contra la LGTBIfobia” después del tradicional aplauso a las 20 horas en homenaje a los profesionales sanitarios. El joven bajó con una bandera arcoiris y vivió, en pleno año 2020, un episodio muy desagradable y homófobo en una fecha tan señalada.

En Madrid están aumentando las manifestaciones en contra del PSOE

El joven andaluz, de 28 años de edad, que oposita para conseguir una plaza de bibliotecario, se estaba cambiando para hacer algo de deporte a última hora de la tarde, respetando en todo momento las medidas restrictivas de la Fase0 de la desescalada dictaminada por el Gobierno, cuando escuchó un ruido atronador de cacerolas que retumbaban por toda la calle y muchos gritos de “libertad”. Hay que recordar que esta clase de manifestaciones se están organizando en contra del PSOE y pidiendo la dimisión de Pedro Sánchez.

Algunos de los manifestantes que piden la dimisión del PSOE insultaron gravemente al joven por llevar una bandera arcoiris

Su reacción, como siempre hace en días como el pasado domingo, fue coger del balcón su bandera arcoiris en referencia al colectivo LGTBI y bajó a su portal. Pero, esta vez lo que vivió fue muy diferente y, en medio de la actual situación muy crispada, nada más pisar la acera recibió una gran cantidad de insultos como “desviado”.

El joven asegura que bajó con una sonrisa y justamente pasó todo lo contrario. Él no había dicho, ni hecho nada. Se imaginaba que se había mudado a un barrio de derechas, pero no sabía que iban a ser tan radicales. No se fue a Núñez de Balboa o al conocido Barrio de Salamanca con la bandera arcoiris para provocar, simplemente salió del portal de su casa, de la residencia donde vive.

En un primer momento, Marcos reconoció que se había sentido muy “asombrado” de vivir esta situación en pleno año 2020.

El joven fue increpado por varios manifestantes en contra del PSOE y su gestión por el coronavirus

Pero, la situación fue a más: el joven sevillano logró avanzar unos pocos metros y quiso dar saltos para reivindicar que era el Día contra la LGTBIfobia. Pero, una de las mujeres que se manifestaba en contra de la gestión del PSOE en medio del conservador barrio, empezó a dar cacerolazos al lado del Joselu. Después, un par de hombres mayores empezaron a dar sartenazos a muy poca distancia del rostro del joven. Incluso, uno le dijo que era el día de estamparle la sartén en su cara.

A la pregunta de si había llegado a sentir miedo, Joselu reconoce que sí sobre todo por la mirada de odio de las personas que empezaron a rodearle. En un visto y no visto empezó a ser increpado y cuando se dio cuenta estaba rodeado de gente que no conocía. Incluso, alguien llegó a agarrarle de la sudadera para que se marchase, aunque duda si era para evitar que la situación fuera a mayores o porque querían que se fuera de la calle al molestar su bandera.

También le dijeron que tenía que lucir la bandera de España y le recordaron que en Venezuela no podría sacar la bandera LGTBI, una cosa que no entiende. El joven añade que Venezuela no tenía nada que ver con la bandera o con la manifestación que se estaba llevando a cabo.

Una situación que no tiene nada que ver con el PSOE y su gestión, solo demuestra que la tensión en la calle va en aumento.

Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!