Los médicos alertan de que los nuevos casos de Coronavirus detectados en territorio chino poseen síntomas muy diferentes. Por ejemplo, el tiempo de incubación parece ser más largo, además del tiempo de recuperación. Aunque la buena noticia es que se contabilizan menos casos graves.

Los mismos expertos que estuvieron en Wuhan al inicio de la pandemia por coronavirus se muestran preocupados

El nuevo brote de coronavirus detectado hace apenas dos semanas en la zona noroeste de China ha sorprendido a las autoridades médicas el país que también se ocuparon de tratar el foco original de la pandemia, la ciudad de Wuhan, en pleno centro del gigante asiático.

En estos nuevos casos se ha demostrado que la enfermedad tarda más tiempo en incubarse, presenta una serie de síntomas bastante diferentes y los órganos internos de los pacientes se ven afectados de forma distinta. Aunque hay menos casos graves, hay que tener en cuenta que los pacientes necesitan más tiempo para recuperarse totalmente.

Así lo ha explicado Qiu Haibo, miembro de la Comisión Nacional de Sanidad, en una entrevista en la televisión estatal del país, CCTV, que fue uno de los primeros profesionales médicos en trasladarse a la ciudad de Wuhan cuando se inició la pandemia del coronavirus para poder luchar contra el virus. Qui está en estos momentos en el noreste del gigante chino, donde ya se han detectado 50 nuevos casos en tres urbes diferentes (Shenyiang, Shulan y Jilin) en tan solo dos semanas.

Estos nuevos brotes, aunque son inferiores a los del primer brote que causó la pandemia global, han obligado a decretar nuevas medidas restrictivas y de confinamiento, además de recuperar las limitaciones en las zonas que se han visto afectadas por los mismos.

El tiempo de desarrollo del coronavirus ha superado las dos semanas del primer brote

Los pacientes que han sido contagiados en estas áreas, donde se incluyen las provincias de Lioaning, Jilin y Heilongjiang, tardán más de dos semanas (el tiempo máximo que se reflejó en Wuhan) en empezar a desarrollar algunos de los síntomas de la enfermedad una vez hayan sido infectados, según ha explicado el propio experto.

Ese plazo se amplía en el caso de contagiados asintomáticos. Incluso, se han creado focos de infección dentro de las mismas familias.

El nuevo brote del coronavirus sigue dañando los pulmones, pero no tanto el corazón o los intestinos

Lo más preocupante es que los síntomas clínicos detectados en estos nuevos enfermos son un poco diferentes a los enumerados en la ciudad de Wuhan: no presentan fiebre, pero sí un dolor de garganta fuerte y un malestar general extraño. Los efectos secundarios sobre los órganos internos también son distintos. Los casos en los anteriores casos son daños importantes en el corazón, los intestinos o los riñones, además de los pulmones. Por ejemplo, los pacientes de la zona noreste muestran un mayor daño en la zona de los pulmones, mientras el resto de los órganos apenas se ven perjudicados.

Y aunque existe un ritmo mayor del tiempo de recuperación e incubación (tardan más, por ejemplo, en dar negativo las conocidas pruebas PCR para detectar el contagio del coronavirus), la virulencia de la mencionada enfermedad es bastante más reducida y hay un porcentaje menor de enfermos en estado crítico, con un escaso 10%. Algo más del 50% de los casos que se han contabilizado en la zona noroeste del país han necesitado ser hospitalizados. Según ha explicado Qiu, el análisis genético de la cepa del virus detectada en la zona noreste del país, hace pensar a los epidemiólogos que estos casos estarían relacionados con los casos que fueron importados desde Rusia, uno de los países del mundo más perjudicados por la pandemia del coronavirus.

Tanto Jilin como Heilongjiang comparten frontera con Rusia, la nación liderada por Putin.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!