La Dirección General de Tráfico ha confirmado que desde hoy, 1 de agosto, los drones multarán a los conductores que cometan infracciones. La DGT ha anunciado que los drones están destinados especialmente a la supervisión de las distracciones al volante y a la vigilancia del tráfico en tramos de riesgo, donde la accidentabilidad es mayor y hay un mayor tránsito de usuarios vulnerables.

La DGT busca reducir las infracciones en verano

Estos vehículos aéreos no tripulados también apoyarán la monitorización y regulación en maniobras especiales que requieren un elevado número de movimientos en carretera, en operaciones ordinarias de regulación de las que se ocupan los helicópteros y en situaciones graves de emergencia que puedan afectar notablemente a la circulación y la seguridad de los conductores y de los usuarios de las carreteras.

La infracción captada por los drones aparecerá junto a la fotografía correspondiente que la evidencie y se notificará al conductor que la cometa por un agente de tráfico de la Guardia Civil o se tramitará posteriormente por las autoridades competentes. Por el momento, la Dirección General de Tráfico no ha confirmado que los drones vayan a multar por exceso de velocidad, función que sí cumplen tanto los radares como los doce helicópteros Pegasus.

Hasta el momento, la flota de drones está compuesta por 11 unidades que pueden llegar a vigilar 160.000 kilómetros de carreteras de la red nacional.

Pero solo tres de ellos, los certificados por el CEM (Centro Español de Metrología) comenzarán hoy a denunciar a los infractores. Los restantes continuarán utilizándose para regular el tráfico. Sin embargo, el director general de Tráfico, Pepe Navarro, ha confirmado que está previsto incorporar otros 20 vehículos aéreos a la vigilancia y control del tráfico debido a la Operación Salida del verano, con el objetivo de sumar 78 radares más para final de año.

Los drones ya fueron probados durante la operación de Semana Santa

La DGT comenzó a operar con drones el pasado mes de abril en las autovías A1 de Madrid y la A6 de Tordesillas en Valladolid, donde se utilizaron tres unidades con motivo del dispositivo especial de Tráfico de Semana Santa, argumentando que los drones requieren un equipo técnico y humano reducido.

Estos aparatos de vigilancia de la DGT tienen una autonomía de 20 minutos y un alcance de visión de unos 7 kilómetros.

Además, tienen una altitud operativa de hasta 120 metros y un radio de acción de 500 metros aproximadamente.

Según informa la DGT, se preven casi 50 millones de desplazamientos de largo recorrido en agosto. Cerca del 22% de los desplazamientos afectará a Madrid y otro 22% del tráfico tendrá lugar en Andalucía, mientras que un 20% se concentrará en la Comunidad Valenciana. Por lo tanto, por estas rutas se encuentran ya trabajando los drones.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más