Un laboratorio ha sido denunciado por suministrar un tipo de crecepelo, en vez de Omeprazol, a cuatro bebés por un supuesto error.

Los padres se dieron cuenta de que aparecía vello en los pequeños, sobre todo, en la zona facial, desde que se le había suministrado el medicamento. Además, se ha solicitado la imputación de la Consejería de Sanidad de la Comunidad Autónoma de Cantabria por una posible responsabilidad civil de tipo subsidiario.

Se han denunciado cuatro casos, aunque podría haber hasta diez según la propia Comunidad de Cantabria

Los progenitores de cuatro menores han presentado una denuncia contra el laboratorio, a una serie de empresas de importación y que se encargan de la distribución del mencionado medicamento y a dos farmacias por llevar a cabo la fabricación, la distribución y finalmente, la venta de un producto que incluía crecepelo que fue suministrado, por error, a los bebés (en ningún caso superaban el año de edad), en vez del medicamento que incluía la fórmula con Omeprazol que había sido prescrita para poder acabar con el reflujo que padecían los pequeños.

La denuncia, por vía penal, ha sido presentada por varios presuntos delitos contra la salud pública y posibles lesiones, y se está en espera de que se indique que juzgado de instrucción se hará cargo del caso.

Un informe presentado por la propia Consejería de Sanidad de la Comunidad Autónoma de Cantabria, donde tuvieron lugar los hechos, contabiliza que en realidad el número de casos llegaría a los diez.

Los Niños habían sido diagnosticados por un reflujo de tipo gastroesofágico en el centro sanitario de la localidad de Los Corrales de Buelna, en Cantabria, y se les había prescrito una fórmula magistral realizada con Omeprazol, que ingirieron a lo largo de varios días hasta que aparecieron los primeros efectos secundarios.

La fórmula magistral, según se ha demostrado a posteriori, fue realizada por una farmacia en la mencionada localidad de Los Corrales de Buelna y en otra de la ciudad de Santander.

Los padres se dieron cuenta de que algo no iba bien, al aparecer vello en los pequeños, sobre todo, en la zona de la cara y desde el propio centro de salud se dio aviso al Servicio de Vigilancia Farmaceútica de la Comunidad de Cantabria.

Los padres acusan a Agencia del Medicamento de no informarles de nada

De los efectos secundarios se advirtió a la Agencia del Medicamento y Productos de tipo Sanitarios de España el pasado 12 del mes de junio, que decidió ordenar la retirada del mencionado producto del mercado.

Otras medidas cautelares fueron la retirada del mercado de todas y cada una de las unidades que fueron distribuidas del lote que se ha visto afectado y las comunidades autónomas llevarán a cabo un seguimiento por sí hubiera alguna unidad, todavía, en el mercado.

Los padres de los menores han decidido incluir a la Agencia Española del Medicamento dentro de la denuncia penal, al no recibir ningún tipo de información sobre los procedimientos que se están llevando a cabo y por intentar dejar al margen a los padres de los menores afectados.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más