El Parlamento gallego ha aprobado este miércoles, con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, que a partir del próximo curso escolar las niñas gallegas no tendrán que llevar falda, si no quieren.

Las alumnas podrán elegir

Por primera vez, en mucho tiempo, las cuatro fuerzas políticas que forman parte de la Cámara gallega se han sumado a una iniciativa que había sido propuesta, meses atrás, por el grupo de En Marea: había instado a la Xunta a que impidiese que los colegios, que obligan a los alumnos a utilizar uniforme, vinculasen el uso de esta prenda a una obligación y que permitiesen a los alumnos entre elegir pantalón o falda.

Así, Luca Chano, diputada de En Marea, manifestó, durante la defensa de dicha iniciativa, que era necesario acabar con los obstáculos para poder alcanzar la tan deseada igualdad entre niños y niñas. Y terminar con la distinción en la forma de vestir en los centros escolares y fomentar la libertad de las niñas -el uso de falda se puede ver como un condicionante a la hora de jugar, de correr...-.

Aunque se ha reconocido que la mejor elección sería imponer un “uniforme único”.

Por parte de En Marea se ha pedido a la Xunta que no permita que los colegios puedan forzar a los alumnos a la hora de seguir un determinado código de vestimenta por una única razón: realizar una diferenciación entre sexos. Así, las niñas están recibiendo, desde muy pequeñas, el mensaje de que deben ser femeninas, ir guapas, el pantalón es de hombres... antes de ser felices, antes de poder jugar libremente...

o que son diferentes a los niños desde bien pequeñas.

Olalla Rodil, diputada del Bloque Nacional Gallego, siempre se ha mostrado a favor de dicha petición, ya que considera urgente que se promueva de manera real la igualdad y que se lleve a cabo de manera efectiva.

Por otro lado, se busca acabar con la financiación, por parte de las arcas públicas, de aquellos centros escolares que apuestan por la segregación del alumnado a causa de su sexo.

También, el diputado del partido socialista, Luis Álvarez ha explicado que no se trata de un debate de si es bueno o no que las alumnas lleven falda. Simplemente es terminar con normas que no permiten a las alumnas el elegir, de manera completamente libre, la prenda que más le interesa.

Y, le recordó al gobierno gallego que está aludiendo sus responsabilidades, ya que, el partido popular es el único que podría trasladar al Ejecutivo central la posibilidad de regular la normativa sobre la vestimenta que pueden utilizar los alumnos de los centros escolares y son los únicos que pueden instar a la Xunta a la hora de incluir normativas para que la forma de vestir no discrimine a los alumnos por el sexo.

También se hizo hincapié al hecho de que son los consejos escolares los encargados a la hora de aprobar este tipo de mandatos.

El PP de Galicia apoyó la iniciativa

Dicho acuerdo se ha alcanzado durante un debate en el que se ha buscado luchar contra la Violencia de género y en la urgencia que existe de lograr una igualdad real entre sexos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más