¿Te cuesta levantarte por las mañanas para ir a la oficina? ¿Las relaciones con tus colegas están deterioradas? ¿Te pasas el día contando los minutos que faltan para la hora de salida? No hay duda: te agarró el síndrome de la insatisfacción laboral. Pero si tomas la actitud correcta, recobrarás el interés perdido y conseguirás que tus jornadas sean más felices.

El dinero no lo es todo

¿Trabajas única y exclusivamente por qué necesitas pagar tus cuentas? Si es así, necesitas aprender a mirar un poco más allá del dinero. Solemos asociar el trabajo con sacrificio y obligación. Interpretamos el trabajo como un castigo divino.

Sin embargo, una cualidad común en los triunfadores es que como ellos aman lo que hacen y, además, obtienen dinero por hacerlo, no sienten que están trabajando.

Sé creativa

No reprimas tu creatividad por el hecho de no estar completamente satisfecha con tu trabajo [VIDEO]. Al contrario: Este es el momento en que debes explotar todo tu potencial para progresar y automotivarte.

No te preocupes: Aun cuando nadie reconozca tus méritos, interiormente sentirás la satisfacción del deber cumplido. Cuando dejas que el resentimiento, el derrotismo y la infelicidad te limiten, terminas negándote a ti misma la posibilidad de superarte y avanzar.

Ríete más

Existe una relación directa entre la diversión y la creatividad. La risa compromete el hemisferio derecho del cerebro, qué es el creativo. Los juegos y las actividades que sirven para relajarse y divertirse fomentan la originalidad y la innovación.

¿Qué hacer? Pega en un mural, frente a tu buró, recortes de tiras cómicas, fotos graciosas o algunas caricaturas. Cada vez que los mires, sentirás un estímulo peculiar que te animará a seguir adelante. Ah, y cada vez que puedas, comparte un chiste con tus colegas.

Sueña

¿Te sentirás mejor si fueras la nueva jefa del departamento, hallaras un empleo en una empresa de mayor prestigio, o te dieran un tremendo aumento de sueldo? Pues sueña con todo eso qué quieres, no importa cuán grande sean tus ambiciones, ni cuán imposible de lograr te parezcan ahora. Cuanto más grandes sean tus sueños, más grandes serán tus éxitos.

El primer paso para conseguir cualquier cosa es soñar con ella. Después, tendrás que trabajar [VIDEO] duro para hacerlo realidad, trazarte un plan de acción, buscar aliados, perseverar… Pero mientras eso llega, soñar te ayudará a mantener el ánimo en alto e incluso a encontrar más placer en el trabajo que haces.