Desde los cuatro o cinco años algunos Niños realizan una serie de movimientos involuntarios producidos por el cerebro. La mayoría de las veces estos tics son benignos y temporales, pero un pequeño porcentaje puede requerir tratamiento médico. En ocasiones la hiperactividad y el estrés producen en los niños la presencia de tics nerviosos, que normalmente consisten en el guiño de un ojo o movimientos repetidos con manos o cabeza.

Quienes no están acostumbrados a relacionarse con grupos sociales numerosos tienden a sentirse nerviosos cuando esto ocurre. Si su hijo responde a dichas características no debes alarmarte, en la mayoría de los casos son trastornos aislados que pueden responder a la sorpresa por la nueva experiencia o problemas de inseguridad que desaparecen en el proceso de crecimiento.

Cómo actuar

Si su hijo presenta un tic es muy importante que mantengas un trato paciente y cariñoso, los niños requieren del apoyo de sus padres para solventar diferentes vicisitudes. Los castigos representan una acción absolutamente perjudicial y pueden desencadenar el aislamiento del niño por temor a que su tic quede al descubierto ante los adultos y ser sorprendido por ellos nuevamente. El reforzar aspectos que influyan directamente en su autoestima, no ejercer demasiada presión en ellos sirve de pase para un adulto seguro de sí mismo.

Tratamiento

Cuando los tics nerviosos no interfieren en el desempeño diario de los niños y desaparecen antes de un año no se requiere el uso de medicamentos para solventar la situación. Si el niño muestra comportamiento preocupante y movimientos incontrolables en medidas excesivas es recomendable visitar un medico pediatra, neurólogo o psicólogo para que realice el procedimiento pertinente y detecte si existe la presencia de un tics sencillo o es un caso de síndrome de tourette.

En caso de que el niño padezca síndrome de tourette, hay tratamientos diseñados para controlar el movimiento corporal y regular las alteraciones conductuales, pero generalmente tienen efectos secundarios, es por ello que siempre deben ser recetadas por un experto.

Tics comunes

Existen diversos tics que pueden ser comunes en niños como son los tics motores, se muestran en don tipos los simples y complejos. El primero consiste en movimientos involuntarios leves que aparecen al iniciar la etapa escolar y duran pocas semanas como por ejemplo parpadeos, guiño de ojo, pequeños temblores por nervios. El segundo tiene como variantes loa prolongación en la acción indeseada.

Los tics transitorios, son comunes y puede decirse sencillos, vocales o motores. Los tics vocales se presenta al repetir innecesariamente palabras, hacer sonidos, tos, respiración honda, suele ocurrir entre los ocho y nueve años de edad. Los tics crónicos, se extienden por períodos que superan los doce meses y no logran desaparecer por completo, quedan algunas secuelas que hacen que el tic se manifieste en ciertas oportunidades.

El síndrome de tourette, se presenta en reducidos porcentajes poblacionales, cambian los tics vocales y corporales. Se muestran como la categoría mas compleja por las actitudes que asumen las personas que lo padecen, entre las que se encuentran impulsividad, problemas de atención, retraso al momento del aprendizaje, incapacidad de controlar sonidos, movimientos y medir palabras.