El Matrimonio es cosa de dos, y como todo buen negocio las cosas van a funcionar únicamente si ambos están dispuestos a trabajar unidos.

Hay muchos tipos de matrimonio, parejas y relaciones, cuando se está casado todo se ve desde otra perspectiva, todo cambia, ya no se hacen las mismas cosas que se cuando estaba soltero, pues hay más responsabilidades, el cuido de los niños, mantenimiento de un hogar, etc. y aunque parezca mentira, uno de los factores que más nos afecta es cuando ambos trabajan fuera de casa.

Cuando llega la culminación de la jornada laboral estamos agotados física y emocionalmente y si le sumamos que nos debemos desplazar hasta la oficina y conducir nuestro vehículo o ir en transportes públicos durante horas, es de esperar que al llegar a casa queramos solo descansar, pero son varias las obligaciones que nos impiden hacer esto inmediatamente.

División de tareas en el hogar

Al llegar a casa nos damos cuenta que las actividades que debemos realizar nos consumen una gran parte del tiempo, y si hay niños el trabajo se multiplicará, porque hay que ayudarlos a comer, vestirse, cumplir con las tareas, entre otros. La realidad es que todas estas obligaciones la mayoría de las ocasiones se recargan solo en la mujer, pero esto no es equitativo y hay que tomar acciones, dichas labores deben ser divididas en partes iguales.

Muchas personas ponen como excusa que no colaboran en cierta labor porque no saben cómo realizarla, pero esto es solamente un pretexto. Debemos trabajar en equipo para lograr sacar estas tareas sin la necesidad de generar problemas en la relación. Todos tenemos distintas ideas del orden o limpieza del hogar, por lo que la comunicación es de suma importancia para lograr nuestro objetivo.

Vídeos destacados del día

Consejos prácticos

Un consejo [VIDEO]para tratar de corregir este problema es hacer un horario en el cual se dividen las tareas del mismo peso para ambos y se puede realizar de día por medio, o un día cada uno, además se puede agregar al horario notas con las comidas que se pueden preparar durante la semana, otra opción es ensañar las cosas que sabemos hacer, así no pueden existir más excusas. Es importante recordar que somos una pareja y a pesar de todas las actividades que hay por hacer debemos de dejar tiempo para pasarlo juntos.

Para que un matrimonio funcione es responsabilidad de los dos estar atentos y no preguntar: en qué puedo ayudar, sino buscar soluciones, ideas, contribuir y determinar que hace cada quien. No olvidemos que el hogar funciona mejor cuando se vive en un ambiente más tranquilo y relajado.