El centenario de la revolución rusa ha despertado un gran interés, y no todos son útiles ni esclarecedores. Sin embargo, un aspecto de las dos revoluciones de 1917 que ha sido casi completamente ignorado es el papel de la mujer.

La opinión comúnmente aceptada es que las Mujeres rusas solo aparecieron dos veces en 1917. La primera vez fue en Petrogrado el 23 de febrero como precursores de la revolución que estableció el Gobierno Provisional. La segunda vez, las mujeres burguesas desempeñaron un papel reaccionario como parte de un batallón que defendía el Palacio de Invierno (la sede del gobierno) contra el ataque bolchevique el 25 de octubre.

Ambos eventos ocurrieron, pero citándolos perezosamente, no hacen justicia al papel enormemente importante de las mujeres en todo el proceso revolucionario como "parteras de la revolución" (para citar el título del libro de Jane McDermid y Anna Hilyar): estaban presentes en el nacimiento y fueron cruciales en las etapas finales de la contienda. Además, desempeñaron un papel vital en la defensa de la revolución durante la Guerra Civil de 1919-20.

Para apreciar el papel de las mujeres, es necesario remontarse a la revolución de 1905 en Rusia cuando el movimiento feminista primero despegó con la formación de la Liga por la Igualdad de las Mujeres.

Al igual que muchas organizaciones similares en Europa en el momento, esto se concentró en el sufragio y se compone principalmente de mujeres burguesas. Sin embargo, Klara Zetkin en Alemania entendió que las mujeres estaban divididas en líneas de clase y reconoció la necesidad de que las mujeres de la clase trabajadora luchen por su propia cuenta. Como así lo expresó en 1907 en la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, en Stuttgart:

"Las contradicciones de clase excluyen la posibilidad de que las mujeres trabajadoras se conviertan en aliadas del movimiento feminista burgués. Esto no significa que rechacen a las feministas burguesas si las últimas, en la lucha por el sufragio femenino universal, las respaldaran en la lucha contra el enemigo común en diferentes frentes , dijo Klara en Sttugart.

Este mensaje fue retomado en Rusia por Konkordiya Samoilava, Alexandra Kollontai y muchas otras mujeres bolcheviques que, en 1907, formaron el Centro de Asistencia Mutua de Mujeres Trabajadoras para difundir las ideas socialistas entre las mujeres de clase trabajadora, para alentar a las mujeres a unirse a los sindicatos, ahora legales y también para asegurar que el movimiento socialista no continúe ignorando los problemas de las mujeres.

1ª Guerra Mudial: La Gran Guerra

Aunque el Día Internacional de la Mujer se inauguró en 1910, no se celebró en Rusia hasta 1913.

Lenin apoyó activamente la campaña entre las mujeres trabajadoras y fue uno de los que abogó por la publicación de un nuevo documento, 'Rabotnitsa' ('The Woman Worker') que primero apareció en 1914. El estallido de la Primera Guerra Mundial en ese año sirvió como una ruptura importante en las actividades del movimiento obrero, y, como en otras partes de Europa, acentuó las divisiones izquierda / derecha entre los socialistas. Esto fue muy evidente en Rusia, donde el Partido socialdemócrata y laborista ruso (RSDLP) ya se había dividido en 1903 en facciones bolcheviques y mencheviques; pero la división fue aún más irreconciliable debido al apoyo de este último a la guerra contra la guerra de los bolcheviques.

La cuestión del apoyo versus la oposición a la guerra acentuó de manera similar las divisiones de clase en el movimiento de mujeres ya fracturado. El movimiento feminista burgués (como en Gran Bretaña bajo el liderazgo de Emmeline Pankhurst) apoyó la guerra, mientras que las mujeres trabajadoras, influenciadas por sus hermanas bolcheviques se opusieron cada vez más a la Primera Guerra Mundial. En 1917, un gran número de mujeres trabajaba en fábricas, tanto en municiones como en reemplazo de hombres reclutados.

El 23 de febrero de 1917 (8 de marzo en nuestro calendario gregoriano), el Día Internacional de la Mujer estuvo marcado por huelgas y grandes manifestaciones de mujeres. El periódico bolchevique 'Pravda' informó que esto condujo a la revolución:'...el primer día de la revolución fue el Día de la Mujer... "las mujeres... decidieron el destino de las tropas; fueron al cuartel, hablaron con los soldados y éstos se unieron a la revolución... Mujeres, lo saludamos " narraba el periódico. Sin embargo, contrariamente a la visión tradicional, esto fue solo el comienzo de la participación activa de las mujeres en el proceso revolucionario.

Para las feministas burguesas marcó el final. Este último apoyó firmemente al nuevo Gobierno Provisional liderado por el primer Lvov y luego por Kerensky y, aunque todavía estaba haciendo campaña a favor de la votación, su demanda principal era "guerra hacia la victoria". Fueron estas mujeres en favor de la guerra que el mencionado batallón de mujeres se formó para luchar tanto contra los alemanes como contra los bolcheviques.

La Sra. Pankhurst se reunió con ellas en julio de 1917 cuando visitó Rusia para pedirle a Kerensky que permaneciera en la guerra. Las trabajadoras, sin embargo, se oponían totalmente a la guerra, al gobierno y a la presunción de que las mujeres burguesas podían hablar en su nombre.

Por lo tanto, la acción de huelga continuó incluso entre los trabajadores del servicio difíciles de organizar. Por ejemplo, en marzo de 1917, los trabajadores de la lavandería, dirigidos por una bolchevique, Sofía Goncharskya, atacaron durante cuatro semanas.

En abril de 1917, 100.000 esposas de soldados organizaron una marcha y una manifestación exigiendo mejores raciones y el fin de la guerra. Kollontai se dirigió a su manifestación. Los bolcheviques estaban fuertemente comprometidos en el trabajo de agitación entre mujeres asistidas por la reaparición del periódico 'Rabotnitsa', que salía varias veces al mes con una circulación de 40 a 50,000.

(Nadezhda Krupskaya e Inessa Armand estuvieron entre los miembros del comité editorial). Las trabajadoras participaron activamente en la oposición al intento de golpe de Kornilov en agosto; ayudaron a construir barricadas y la asistencia médica organizada de "Hermanas Rojas".

En septiembre, Samoilava organizó la primera conferencia formal de trabajadoras: se volvió a convocar después de la revolución de octubre. Durante y después de la revolución, muchas mujeres se inscribieron como Guardias Rojas en una variedad de funciones, incluso como combatientes. Como testimonio de la importancia de las mujeres en el período revolucionario, uno de los primeros decretos del gobierno socialista fue el Código sobre el matrimonio y la familia (octubre de 1918).

Esto encapsuló una visión revolucionaria de las relaciones sociales basadas en la igualdad de las mujeres. El papel de la mujer en la Revolución Rusa lo resume mejor Lenin, quien en una conversación con Klara Zetkin en 1920 dijo: "las mujeres trabajadoras actuaron espléndidamente durante la revolución. Sin ellas no deberíamos haber sido victoriosos. "Ahora, cien años después, estas palabras deberían ser un recordatorio destacado del papel revolucionario de las mujeres.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más