En las elecciones del 4 de febrero del 2018 no hubo un candidato que obtuviera el 40% mínimo de los votos para ser el presidente electo por lo que se tuvo que llevar la segunda ronda electoral, con los partidos de Acción Ciudadana (PAC) oficialista y el conservador Partido Restauración Nacional(PRN).

El 1 de abril Carlos Alvarado del PAC gana las elecciones en la segunda ronda con poco más del 60% del apoyo de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral, contra un 39% que obtuvo el líder evangélico Fabricio Alvarado.

Además, toma por sorpresa que la cantidad de abstencionismo fue menor que en la primera ronda. Y esto demuestra el compromiso que tenemos con nuestro país, es nuestra responsabilidad el elegir diligentemente quien gobernará por 4 años Costa Rica.

El trabajo realizado por el Tribunal Supremo de Elecciones(TSE) es de suma importancia y se ratifica su capacidad para lograr entregar resultados 2 horas después de haber finalizado las elecciones con un 90% de las juntas procesadas.

El mismo día de las elecciones los costarricenses ya tenían claro cuál era el presidente electo.

El partido conservador (PRN) logró que estas elecciones quedaran drásticamente marcadas por temas como la religión, la libertad, las guías sexuales que se imparten en escuelas y colegios, el cerrar instituciones públicas como el INAMU(Institución pública que defiende los derechos de las mujeres), sacarnos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos entre otros y nos encontramos a punto de retroceder y perder lo que con mucho esfuerzo nuestros antepasados habían conseguido, como las garantías sociales, libertad, derechos; pero el pueblo se reveló, se avivó y percibió el peligro que todo esto involucraba y gracias a muchas personas que viajaron cientos de kilómetros y a los ciudadanos que fueron a emitir ese voto tan valioso que salió triunfante y nos devuelve la tranquilidad la paz nos garantiza los derechos, la igualdad y la libertad que siempre hemos tenido en nuestra amada Costa Rica.

Vivimos la democracia

Carlos se convierte en el presidente número 48 y en uno de los más jóvenes de la historia costarricense con solo 38 años de edad, el periodista, escritor y politólogo tiene un camino difícil por delante para demostrar que si puede sacar adelante este país. Cabe destacar que con esta victoria Epsy Campbell Barr se convierte en la primera mujer afrodescendiente en ocupar un puesto como vicepresidenta de Costa Rica.

Esto nos motiva

Estas elecciones dejan un gran ejemplo y nos llena de orgullo el saber que ganó el amor, los derechos de todos los ciudadanos, el respeto, la tolerancia la igualdad, ya que no ganó un partido político definitivamente ganó Costa Rica.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más