Kiko Matamoros ha pasado una de las peores tardes de su vida, en pleno directo, por culpa de una serie de informaciones sobre su ex-mujer, la colaboradora Makoke. El colaborador tuvo que ser atendido por el servicio médico de Telecinco después de una subida de tensión y tras tener síntomas de estar sufriendo un ataque de ansiedad.

Todo tuvo lugar el pasado miércoles en el plató de “Sálvame” tras unos comentarios por parte de sus compañeros sobre su vida. Lo que Kiko no se esperaba es que su ex-mujer y madre de su hija pequeña, Anita, la colaboradora Makoke, decidiera hacer lo mismo y ser parte de esta crítica general.

Kiko acusó a Makoke de quedarse con lo suyo y aseguró que no la ayudaría absolutamente en nada

Los adjetivos que fueron empleados por parte de sus compañeros de programa para criticar el comportamiento de Kiko a lo largo de los últimos meses fueron elegidos, sin que Matamoros lo supiera, por su ex-mujer, algo que no le ha gustado absolutamente nada al colaborador.

Entre los adjetivos elegidos por Makoke para definir la personalidad de su ex-marido están: culto, envidioso, inseguro, rencoroso, trabajador, envidioso, soberbio e inseguro. Aunque no todos los términos eran negativos, Kiko acabó estallando en medio del directo.

Kiko ha pedido a Makoke que deje de hacer estas cosas por el bien de la hija que tienen en común, Anita

Después de que el colaborador presentase síntomas de sufrir un ataque de ansiedad, el equipo médico decidió a atender. Kiko, muy enfadado, explicaba que no le importaba lo que tuviera que decir o lo que opinase sobre él, su ex-mujer.

Ella está completamente fuera de su vida. Le da absolutamente igual. Incluso, si Makoke le pidiera ayuda en estos momentos, él no la ayudaría en nada. Además, cree que debería ser él quien le pidiera ayuda pues la colaboradora se ha quedado con todo lo que era de él. Ya hace dos años que firmó la separación con esta señora y si lo que busca es protagonismo que se vaya a otro sitio.

Lo que ha tenido que vivir por culpa de esta señora se hizo público.

Además, le envió un mensaje a la colaboradora: ambos tienen una hija y lo mejor debe ser dejar estas cosas. El colaborador estaba cada vez más enfadado y acabó sufriendo un ataque de ansiedad. Cuando volvió al programa, tras ser atendido por el equipo médico, Matamoros quiso explicar que no es la primera vez que sufre algo así: No es la primera vez, en los últimos meses, que vive una crisis de nervios y ansiedad, ha llegado a vomitar y la tensión se le ha disparado.

Sus compañeros se mostraron muy preocupados por su compañero y no perdieron la oportunidad para echarle en cara que dice que Makoke no forma parte de su vida, pero sus emociones parecen mostrar lo contrario.

Sigue la página Televisión
Seguir
Sigue la página Sálvame
Seguir
Sigue la página Belén Esteban
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!