Akira, la obra maestra del ánime de Katsuhiro Otomo, es la cúspide de la ficción apocalíptica japonesa. La trama de la película es sencilla, pero misteriosa. En el futuro caótico de Tokio, destruido por un desconocido cataclismo a finales de siglo, Kaneda un motorizado juvenil que forma parte de una banda, encuentra a un antiguo amigo, Tetsuo, transformado en un telépata asesino con la voluntad y el poder de matar a cientos de personas. Kaneda reúne a un grupo de terroristas y se lanza en la búsqueda del misterioso Akira, un telépata aún más poderoso que Tetsuo.

El toque genial del autor radica, en haber unido la idea del apocalipsis con la rabia de los adolescentes descontentos.

Un adolescente con poderes telequinéticos que crece en proporción a sus emociones. La película ánime presenta escenas de devastación espectaculares. La acción de Akira genera mucha adrenalina, solo comparable con una carrera a 300 kilómetros por hora. Es la exploración de algunas ideas que preocupan a la sociedad japonesa, ya sea el colapso social, el malestar y la fobia al poder militar. En la historia, las fuerzas que combaten son motorizados juveniles, delincuentes revolucionarios, y los militares [VIDEO].

Akira, una nueva trama con efectos bastante particulares

El tema de Akira, se alimenta del temor social a la rebeldía juvenil, la película muestra una juventud capaz de ejercer una destrucción masiva, que se asimila al posible recuerdo de la guerra mundial, así como el miedo al exterminio.

Al parecer Warner Bros cumplirá con la realización del proyecto Akira donde se plantea un “remake” absolutamente impresionante. Alta tecnología, aplicada con un sinfín de efectos especiales que harán estremecer de adrenalina a los ansiosos fans del ánime japonés [VIDEO].

La idea, llega de nuevo a la pantalla grande en un despliegue de alta tensión animada

Los efectos especiales de animación, colores, brillo, iluminación, sombreados y ambientaciones se hacen con aplicaciones digitales, estos efectos combinados con realismo, logran una mezcla visualmente espectacular. El ánime, nombre dado popularmente a la animación japonesa, es un arte hecho a mano con la aplicación de procesos de digitalización, los guiones son de ficción y alcanzan una altísima popularidad tanto en Japón como a nivel mundial. Akira, en su nueva versión promete alcanzar records de audiencia en este consolidado género animado.