Que la justicia es lenta lo sabemos todos. Ahora, que un asunto que lleva en los despachos judiciales alrededor de tres años sea ahora cuando se vaya a dirimir es tan triste como inaceptable por el conjunto de una sociedad que, con los impuestos que paga, merece un trato mejor... y sobre todo más rápido.

Y si no que se lo digan a dos grandes contribuidoras a llenar las arcas de la hacienda pública como lo son la colaboradora y escritora Mila Ximénez y la televisiva mujer de Kiko Matamoros, Makoke, quienes se han visto las caras en la primera vista del juicio que ambas mantienen en las últimas horas.

Makoke frente a Mila

Un careo que se producía por vez primera entre ambas en los juzgados de Pozuelo de Alarcón en Madrid en lo que promete ser uno de los juicios del año, teniendo en cuenta la repercusión mediática de todo lo que le pasa a estas dos rubia convertidas en enemigas íntimas desde 2015.

Concretamente desde que en una sustitución de Makoke a su marido, convaleciente tras una operación, esta considera fue difamada contra su honor por parte de Mila Ximénez de una manera inaceptable y con publicidad, lo que conlleva una pena judicial en el caso de que lo consiga demostrar.

Y en eso están. De hecho, la primera vista, a la que acudieron los compañeros de la revista Semana, fue tremendamente tensa [VIDEO]. Porque la intención de la veterana periodista no ha sido otra que la de evitar a toda costa que se llegase aquí en busca de un trato que finalmente no llegó dadas las inaceptables condiciones que le ofrecía la que es ya oficialmente la parte demandante.

Mila baja la cabeza ante el juez

Tanto es así que los compañeros de EsDiario, que siguen este juicio, calificaban la actitud de Ximénez ante el juez como de "bajar la cabeza humillada".

Algo que no resulta fácil de ver cuando Mila está en televisión.

No obstante, cabe recordar que, en uno de los últimos Sábado Deluxe en los que salió este tema que tuvo lugar cuando el juez instructor comunicó la fecha de inicio del careo judicial, la comunicadora se bajo los pantalones y pidió disculpas a Makoke.

Disculpas que finalmente no fueron aceptadas por la demandante quien se cerró en banda en busca de este juicio que ahora ya está lanzado. Entonces Ximénez revelaba que Makoke aseguraba que "La he humillado, avasallado, vilipendiado y hundido".

Motivos más que suficientes como para no parar un proceso en el que le piden 30.000 euros y en el que, además, los Matamoros se ven ganadores desde el primer día, dada la existencia de imágenes [VIDEO]sobre aquel "linchamiento" público que presuntamente se habría vivido en Telecinco.