Belén Esteban sabe muchas cosas, pero si hay una que le cuesta dios y ayuda realizar, al menos con cierta destreza, es la que tiene que ver con guardar silencio sobre los asuntos que le atañen a ella.

Y si no que le preguntan a su hija, Andreíta, quien ya contamos [VIDEO]hace unos días que le habría marcado una línea roja a la hora de nombrarla que, como no puede ser de otra manera, se la habría ido saltando de soslayo intermitentemente. Y es que la incontinencia verbal de la colaboradora de Sálvame es bien sabida por todos.

La Esteban responde a las críticas de Jorge Javier

Lo mismo le ha sucedido ahora. Después de un fin de semana en el que la rubia más famosa de España ha vuelto al centro de la polémica de la mano de su enfrentamiento público contra el que todos creíamos su mejor amigo en la pequeña pantalla como es Jorge Javier Vázquez.

Todo venía a raíz de la pregunta de la de San Blas al de Badalona para saber si se arrepentía de las múltiples críticas que este le había venido haciendo cuando ella no estaba presente.

Pregunta a la que el conductor con más peso en Mediaset España respondía negativamente dejando al borde del llanto a la ex novia de Jesulín de Ubrique.

Era entonces cuando Belén optaba por callar en un Deluxe en el que apenas tuvo muchas más intervenciones notándose su actitud apesadumbrada por lo que acababa de escuchar. El domingo no hubo reacción alguna y solo quedaba esperar para ver cómo reaccionaba la Esteban en el programa diario.

Pues bien, allí, en el primer Sálvame de la presente semana, la colaboradora mejor pagada de la televisión no podía contener el silencio que se había jurado a sí misma acabaría guardando y harta de callar lo que sentía tras esta traición [VIDEO]que tanto le estaría doliendo, rompía su silencio.

Belén traga con las críticas de J. J.

Lo hacía para dejar claro que estaba muy dolida, pero también que no quería que una amistad que se extiende casi durante dos décadas, se vaya ahora al garete tras la reafirmación en sus críticas públicas del catalán.

Sus palabras exactas eran las siguientes: “Fue un error por mi parte, yo sé cómo os quiero yo, pero no cómo queréis los demás”.

Palabras a las que agregaba que, más allá de lo que sienta él, ella le sigue "queriendo y cada uno en su vida sabe lo que quiere”. De momento, ya sea por interés o porque de verdad le sigue considerando un pilar fundamental en su vida personal y profesional, le ha perdonado del todo. Habrá que esperar a ver qué dice J. J.