Pray es el nombre de la canción del artista británico SAM SMITH, quien para esta ocasión hace equipo con el rapero americano Logic, tal vez para mejorar el rendimiento en los charts y extender el impacto de su tercer sencillo promocional a nivel mundial.

“He pensado últimamente: ¿el demonio me tomará o Dios me protegerá?”, se cuestiona Sam mientras menciona que al igual que muchos comete pecados y no es perfecto, por lo que al final del día termina rezando. Pray está incluida en su último álbum The Thrill of It All lanzado en 2017, del que hace parte el éxito Too good at goodbyes.

El éxito de Sam Smith

Sam es uno de los pocos artistas en la actualidad que se puede dar el lujo de tener en su casa cuatro Premios Grammy [VIDEO], un American Music Award, tres premios Billboard y lo más importante: un galardón Óscar por la canción Writing’s on the Wall, de la banda sonora de James Bond.

Gracias al éxito que el cantante ha tenido en Europa, visitará Madrid para su concierto el próximo 16 de mayo en el Palacio de los Deportes, en donde sin duda deleitará a sus más leales fans con temas como Money on my mind, Stay with me y Leave your lover.

La vida privada de Sam Smith

El británico tiene 25 años y ya es identificado como una figura abiertamente gay, quien actualmente tiene una relación con Brandon Flynn, actor de la popular serie 13 Reasons Why [VIDEO].

Sam no teme a mostrar en las redes sociales su orientación y ser juzgado e incluso defiende los derechos LGBTI, por eso no es de gratis que en su canción diga “soy un hombre, soy un pecador, pero entiéndelo… ¿acaso todos no lo somos?”, lo que suena a un grito en búsqueda de igualdad.

Sam Smith menciona que está inspirado por Lady Gaga, aunque en realidad su estilo nos recuerda más a Adele, a Frank Sinatra o a un cantante de Blues de los 80.

Su talento nos da esperanza, pues demuestra que la industria de la Música cuenta con un Sam Smith, por cada 10 artistas de reggaeton.

El single de Sam Smith

De vuelta a Pray, el vídeo transcurre en una mansión europea antigua con la sutileza y elegancia que siempre caracteriza a Smith, quien acompañado por cortas escenas de baile contemporáneo, le da vida a una historia que se refiere a la búsqueda interna de cada persona.

Sin duda, el track inspirado en el gospel describe la situación de muchos jóvenes, que aunque no tienen claras sus creencias necesitan aferrarse a un ser superior y orar día a día por un futuro mejor. Al final del día Sam Smith peca pero también reza, por eso lo invitamos a ver su nuevo vídeo: