La pequeña Chicago llegó en el pasado 16 de enero a la casa de los West-Kardashian y desde entonces han sido muy pocas las fotografías que hemos podido ver de la pequeña. Al igual que todo lo que ha estado relacionado con su gestación, ha sido llevado un poco en secreto, pues cuando Kim [VIDEO]y Kanye anunciaron que estaban embarazados ya había rumores sobre los posibles métodos que la pareja había utilizado para lograrlo.

Recordemos que Kim tuvo dos embarazos muy complicados anteriormente y sus médicos le habían aconsejado que descartarse quedarse embarazada de nuevo, pues tanto su vida como la del bebé correrían grave peligro.

Pero esto no detuvo a la famosa pareja para aumentar su familia y barajaron muchas posibilidades hasta que se decantaron por una.

Después de tantos meses hablando de la madres subrogada ahora le cambian el nombre

Cuando Kim anunció que estaba esperando una nueva hija, quiso dejar claro que se trataba de un vientre de alquiler. Fue entonces cuando empezó un verdadero revuelo por conocer hasta el más mínimo detalle de la mujer que llevaba en su vientre al nuevo miembro del clan Kardashian. Incluso, llegó a aparecer en uno de los episodios del programa Keeping Up With the Kardashians; pero, eso sí, ocultando su rostro, ya que no quería verse envuelta en el mismo mundo mediático que Kim [VIDEO].

Sin embargo, ahora Kim ha querido aclarar un pequeño concepto y ha anunciado, a través de un post personal, que no utilizaron una madre subrogada sino un portador gestacional.

En dicho post, llamado La verdad sobre la decisión de mi embarazo, Kim ha querido concienciar sobre el buen uso de la terminología en este tipo de embarazos y asegurarse de que todos sus seguidores entienden a la perfección cómo trajeron a Chicago al mundo.

La principal diferencia entre estos dos términos está relacionada con la relación del bebé y la mujer que lo lleva en el interior. En el caso del portador gestacional, que es la opción que eligieron Kanye y Kim, el bebé no tiene ningún tipo de relación biológica con él, su única misión es la de llevar dentro al feto.

"Nuestro bebé es biológicamente mío y de Kanye"

Kim ha querido dejar claro que su bebé es sólo suyo y de su marido, pero de nadie más. Zanjando así, algunos comentarios que circulan por las redes sociales sobre Chicago. Además, también ha querido compartir su historia y confesar que el proceso no ha sido tan sencillo como pensaba, sobre todo a nivel emocional. Al final, tú no eres la única responsable de que el bebé esté bien y eso es bastante difícil de asimilar para las madres.

También, como en anteriores ocasiones, ha dado las gracias a la mujer que escogieron para llevar a su hija, diciendo que es una persona encantadora con la que estarán eternamente agradecidos.