El Rey emérito ha comenzado el año en el punto de mira. Si hace apenas unas semanas, Juan Carlos I celebraba su 80 cumpleaños rodeado de su esposa [VIDEO] e hijos con una fotografía que fue facilitada incluso por la propia Casa [VIDEO] Real, lo cierto es que los escándalos que han perseguido al ex monarca han sido tan numerosos, que cuesta creer en esa estampa familiar, eso sí, todo indica que la edad de Juan Carlos I está siendo un motivo relevante para cambiar su estilo de vida.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Casa Real

El propósito de enmienda de Juan Carlos I tras su 80 cumpleaños

Tanto es así, que varias personas de su entorno aseguran que el emérito tiene la intención de acabar sus años en paz, creando incluso un "propósito de enmienda" que rectifique sus errores del pasado, unos errores que él mismo reconoció de manera pública tras su estancia en Botswana cazando elefantes junto a Corinna.

Juan Carlos I se replantea su relación marital con Doña Sofía

Teniendo en cuenta el 80 cumpleaños del ex monarca, parece que éste se está replanteando algunas cosas en su vida, como un mayor acercamiento a su familia, concretamente a su esposa, Doña Sofía, con quien ya ha cambiado su actitud teniendo en cuenta que anteriormente ni siquiera se dirigían la palabra e incluso evitaban coincidir tanto públicamente como en privado.

El viaje a Roma de Sofía y Juan Carlos, punto y aparte en su relación

Pese a que desde hace varios años Doña Sofía y Juan Carlos I hacen vidas totalmente separadas, lo cierto es que esta misma semana ambos viajaron a Roma para inaugurar la iluminación de la nueva basílica de Santa María la Mayor, con una vinculación estrecha a la Monarquía española según apuntó el propio Rey emérito.

Un viaje que el ex monarca podría haber hecho en solitario pero finalmente contó con la presencia de su esposa.

Juan Carlos I visitó a la infanta y Urdangarín en Ginebra

Sin embargo, no se trata de la única rectificación que Juan Carlos I ha llevado a cabo en relación a su familia, pues el emérito viajó a Ginebra para reunirse con su hija, la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín por el 50 cumpleaños de éste. Un viaje que ha generado enorme tensión con su hijo, el Rey Felipe VI, a quien no le ha sentado demasiado bien que la Casa Real estreche relaciones con Urdangarín, quien en los próximos meses podría acabar en prisión.

En definitiva, el emérito habría emprendido una nueva línea para ganarse la confianza perdida de los ciudadanos y de su propia familia, quienes tras sus numerosos escándalos, se han desmarcado de la vida de Juan Carlos I.