El famosísimo presentador de Sálvame y ahora también, juez del talent show Got Talent no se esperaba una actuación como la que tuvo lugar con un aspirante que componía e improvisaba rap y le dijo que no prejuzgando [VIDEO]lo antes de tiempo, una actitud que no imaginaba que le fuese a salir tan cara, ya que se llevó una lección de esas que te hacen aprender.

La profesionalidad de Jorge Javier Vázquez, a juicio en Televisión

El aspirante a ganar el talent show de Telecinco decía en su interpretación que venía a demostrar que los gitanos no únicamente se dedicaban a hacer flamenco ,algo con lo que se ganó rápidamente la simpatía del público y también un poco la del resto del jurado, excepto la de Jorge Javier, él también quería demostrar que el rap no es solamente machismo [VIDEO] sino que podía ser una forma de poesía.

Con esta interpretación se ganó la simpatía de gran parte de las personas que estaban allí, pero Jorge Javier Vázquez no estaba dispuesto ni tan siquiera a darle la oportunidad de que se estrenase con su actuación y prejuzgó al aspirante diciéndole antes de que empezara siquiera que ya le iba a dar un "no".

Está negativa tan tajante y tan cruel llevó a sorprender incluso al juez que más fama de duro tiene: el publicista Risto Mejide, que se vio obligado a increpar al presentador, diciéndole que su actitud era un tanto reprochable ya que ni tan siquiera había escuchado al chaval y le iba a dar un no directo.

Pero esto le sirvió al concursante no solamente para no venirse abajo sino para avergonzar a Jorge Javier Vázquez delante de todo el público y de sus compañeros de trabajo y hacerle quedar como un mal juez.

Le dedicó una frase de rap aprovechando la ocasión y lo que venía hacer, incluso el de Sálvame se asombró ante las palabras de Big Borja: qué le dijo que lo había juzgado antes de que le empezase a rapear, algo que definía su bella personalidad.

Esta respuesta al rechazo del presentador de Telecinco provocó en su cara un rictus de disgusto debido a la actitud que había tenido, ya que el aspirante no tuvo la intención de cortarse ni siquiera ante su juzgador.

El presentador había quedado mal no solamente ante el programa, sus compañeros y el público sino ante toda España, al final de la actuación del rapero el resto de los jueces del programa votaron que sí a que pasase a la siguiente fase, pero Jorge Javier no se bajaba del burro y castigó con un no tal y como empezó diciendo al gitano rapero, sin dar marcha atrás.