Felipe VI está a punto de tomar una decisión que cambiará por completo el rumbo de la vida de su primogénita y futura reina de España, la princesa leonor. Pese a que [VIDEO]son muy restringidos los actos oficiales a los que ha acudido la hija del Rey Felipe VI y Doña Letizia [VIDEO]hasta la fecha, lo cierto es que el próximo día 30 de enero, el monarca impulsará la carrera de la princesa Leonor hasta el trono de un modo más solemne y oficial.

La princesa Leonor hace su primera puesta de largo el 30 de enero

Según confirman fuentes de la Casa del Rey, Felipe VI presidirá el próximo 30 de enero en el Palacio Real una ceremonia de lo más solemne en la que impondrá a su primogénita, la princesa Leonor, el Collar del Toisón de Oro, una distinción que ya concedió a la Princesa de Asturias en su 10 cumpleaños, pero será ahora, con motivo del 50 aniversario del monarca, cuando lo haga oficial a través de una solemne ceremonia.

Esta distinción también fue concedida a una corta edad a Felipe VI por su padre, Juan Carlos I, quien entregó el collar a través de la firma de un decreto y afirmando "Para dar testimonio de mi cariño a mi amado hijo Felipe". No obstante, la princesa Leonor será la primera persona en ingresar en la orden distintiva del Toisón de Oro bajo el reinado de Felipe VI.

El objetivo de Felipe VI tras la entrega del Toisón de Oro a su primogénita

El Collar del Toisón de Oro representa "la tradición, la continuidad y la institucionalización en la figura de la princesa Leonor como futura heredera de la Corona", un elemento cargado de simbolismo y que supone sin duda alguna, una reivindicación de Felipe VI a la permanencia de la Corona en España, una institución que en los últimos años se ha tambaleado tras ser objeto de descontento e incluso ha dado pie a graves escándalos judiciales como la presencia de la infanta Cristina y su marido en el caso Nóos, un escándalo judicial del que la hermana del monarca fue absuelta pero su marido se enfrenta a una pena de prisión de seis años y tres meses además del pago de una multa dineraria, eso sí, aún a la espera de una sentencia firme por el Tribunal Supremo.

No obstante, la Casa Real ha tenido más escándalos de los que se han derivado consecuencias, entre ellos, las innumerables infidelidades de Juan Carlos I a su esposa y los viajes de éste a hoteles de lujo con sus "amigas especiales". Estas informaciones supusieron un antes y un después en la imagen de la Monarquía y desencadenaron la abdicación de Juan Carlos I.