Hay gran cantidad de técnicas, procedimientos y ofertas cosméticas que prometen un tratamiento para borrar los signos del envejecimiento y proporcionar una piel perfecta. Pero muchas mujeres se preguntan si existe alguna forma económica de retrasar el envejecimiento, sin tener que recurrir a procedimientos agresivos, caros y a menudo dolorosos.

El método existe: se llama “yoga facial” y se presenta como una técnica simple, accesible a todos que le quieran dedicar 10 minutos para suavizar las marcas de expresión y lograr un rostro saludable y rejuvenecido.

Inclusive en la situación de cuarentena por Coronavirus que la sociedad vive, en encierro deja sus marcas de stress en la piel.

Es un buen momento para sumar prácticas saludables e incorporar esta técnica que no demanda dinero, poco tiempo y permitirá el resurgimiento con la piel más lozana y vigorosa.

Yoga facial para los días de aislamiento social

El yoga facial consta de una serie de ejercicios repetitivos que estimulan los músculos de la cara, lo que ayuda a tensar la piel y reducir los signos del envejecimiento. Además, este método también es conocido por activar los músculos con poco trabajo.

Este entrenamiento de los músculos de la cara puede aumentar la circulación sanguínea y, por lo tanto, promover el sistema linfático: el yoga facial alienta movimientos que ayudan al cuerpo a hacer circular la sangre, nutrientes esenciales y oxígeno a la cara, así como eliminar toxinas y aliviar la tensión.

Los ejercicios fomentan la renovación saludable de las células de la piel y estimulan la producción de proteínas importantes como el colágeno y la elastina responsables de la apariencia firme y flexible de la piel.

Piel lozana con poco tiempo y sin gastar

Los expertos en yoga facial afirman que los primeros resultados son visibles después de dos semanas.

Dos o cuatro meses después, se notan menos las líneas finas y se consigue un rostro más saludable y enérgico. Las personas que practican yoga facial durante más de seis meses informan que se sienten mucho más jóvenes y más relajadas.

Para practicar yoga facial, sólo se necesitan las manos y dedos. Y utilizar la respiración mentalizando inhalar lo positivo y exhalar lo negativo.

Como recomendaciones generales al iniciar, hay que asegurarse que las manos estén bien limpias, antes de tocar la cara y evitar tirar de la piel agresivamente. Combinar el yoga facial con entrenamiento cardiovascular mejora notablemente la lozanía. Aplique aceite hidratante para que sus dedos puedan deslizarse fácilmente.

Algunos ejercicios de yoga facial

  • Estiramiento: Separar la cabeza y los hombros estirando el cuello lo más posible y bajar los hombros hacia atrás, intentando juntar los omóplatos. Realizar el movimiento 3 veces. Para embellecer el carro de la cabeza y estimular el tono de los músculos del cuello.
  • La lengua contra el paladar: Presione la lengua lo más fuerte posible contra el paladar superior avanzando la mandíbula inferior. Debe sentir una contracción del músculo ubicado debajo del mentón. Mantenga durante 10 segundos, 3 veces seguidas. Es excelente para luchar contra la papada y ayuda a definir el contorno del óvalo de la cara.

  • El puño contra la barbilla: Coloque el puño cerrado debajo de la barbilla e intente abrir la boca, mientras resiste con el puño cerrado. Puede apoyar el codo sobre una mesa si lo desea. Mantener durante 10 segundos, 3 veces con cada puño. Estimula y tonifica eficazmente los músculos del cuello y la barbilla.
  • Inflar las mejillas: Coloque las yemas de los dedos en el labio superior para inmovilizarlo y luego infle la mejilla derecha al máximo. Pase el aire por el lado izquierdo y alterne por un lado y el otro. 10 segundos, 3 veces en cada lado alternativamente. Estimula y estira los músculos de las mejillas y para reducir el pliegue nasolabial.
  • Pellizcos profundos: Con los dedos pulgar, índice y medio, realizar una serie de pellizcos profundos en toda la superficie de las mejillas, desde adentro hacia afuera. Quince pellizcos en cada lado. Relaja los músculos de las mejillas, estimular la circulación sanguínea y refresca las líneas de expresión.
  • La gran “O”: Forme una O grande con la boca presionando el labio superior contra los dientes y abriendo bien los ojos.Mantener 5-10 segundos, 3 veces. Estira todos los músculos de la cara y especialmente aquellos ubicados alrededor de la boca y la nariz. Es excelente para borrar el pliegue nasolabial.
  • Besos en el aire: La cabeza estirada hacia el cielo, haz besos exagerados mientras tratas de estirar la boca, como si tuvieras una pico de pato. Diez besos. Fortalece los labios inferiores y superiores, y tonifica el óvalo al estirar el cuello.
  • Los labios de la bandeja: Bloquear el labio inferior con la mano , luego estirar el labio superior hacia adelante como si fuera una bandeja. 3 veces, tomando de 5 a 10 segundos. Rediseña el labio superior suavizando o previniendo líneas finas y volviendo a montar las esquinas de los labios.
  • Masajear las arrugas del león: Colocar los pulgares al nivel de la cabeza de las cejas y desliar uno tras otro hacia afuera, siguiendo la línea de las cejas. Presione hacia abajo lo suficiente como para actuar sobre el músculo. Unas diez veces en cada lado. Relaja el músculo entre las cejas y así borrar la arruga del león que podría haberse formado por la fuerza de las contracciones.
  • Estirar las sienes: Con las manos, estira las sienes hacia afuera e intentar fruncir el ceño mientras te resistes con las manos. 3 veces, tomando unos segundos. Tonifica el músculo frontal para suavizar arrugas y líneas

  • El búho: Hacer una letra “C” con los dedos, con los pulgares en las mejillas y los dedos índices sobre las cejas. Intenta levantar las cejas y abre bien los ojos mientras te resistes con los dedos índices. Mantener la contracción de 5 a 10 segundos 3 veces seguidas. Fortalece el músculo frontal para borrar líneas finas y arrugas.
  • Contracción de los músculos temporales: Con las manos en las sienes, apretar los dientes: debe sentir una tensión en los músculos temporales. Presione firmemente con la punta de los dedos, en resistencia a esta contracción. Mantenga la contracción durante 5 a 10 segundos, 3 veces. Fortalece los músculos temporales para reducir las arrugas de las patas de gallo .
  • Estirar el párpado: Con el pulgar apoyado en la frente, estira la ceja a lo largo de su línea ascendente con el dedo índice doblado. De 3 a 5 veces en cada lado. Para corregir o prevenir la flacidez del párpado superior
  • Dedos en los párpados: Coloque el dedo índice en el centro de los párpados cerrados, luego intente abrir los ojos mientras resiste con los dedos. De 3 a 5 veces. Fortalece el párpado superior para prevenir o corregir la flacidez.
Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!