Al principio se consideraba que el presentar tos, fiebre alta y problemas respiratorios eran suficientes para proceder a realizar las pruebas para descartar el contagio por Covid-19, pero hay una serie de síntomas atípicos que también se deben considerar. Estos síntomas incluyen cefalea, dolores musculares y torácicos, diarrea, dolor para tragar, pérdida del olfato, alteraciones en el sentido del gusto y convulsiones. Esta ampliación en la lista de síntomas implica que se podrá pedir la realización de la prueba PCR para descartar la infección a una persona que presente por lo menos dos de ellos.

La detección precoz, clave en la lucha contra el Covid-19

Es importante que esta lista de síntomas sea conocida por todas las personas, ya que el factor clave en la lucha contra el Covid-19 es la detección precoz y el distanciamiento social. El presentar dos o más de estos síntomas ya es sospechoso de infección y queda a criterio médico realizar la prueba PCR, aunque es lo más recomendable, y se procederá a realizar las medidas de aislamiento necesario.

El distanciamiento social y la detección precoz del Covid-19 son la clave que marcan las medidas de confinamiento y el retorno a las actividades normales, ya que de este modo se pueden tomar medidas efectivas para evitar la expansión de los contagios, como el aislamiento inmediato por 14 días como mínimo y el mantener el distanciamiento social como norma.

Los contactos de riesgo de Covid-19

El Ministerio de Sanidad ha establecido tres condiciones para ser considerado como contacto de riesgo de infección por el Covid-19. Estas condiciones deben estar presentes desde por lo menos dos días antes de que comiencen a aparecer los síntomas hasta el momento en que se produzca el aislamiento de la persona infectada.

La primera condición que se ha establecido es haber sido cuidador de una persona infectada sin haber tomado las medidas de protección necesarias. La segunda condición para ser considerado un contacto de riesgo es haber estado a una distancia de menos de dos metros y por más de 15 minutos de una persona infectada.

La tercera es haber estado sentado en un avión a menos de dos asientos de un posible infectado o ser parte de la tripulación de un vuelo en donde haya un sospechoso de Covid-19.

Las personas consideradas como contactos de riesgo debe hacer cuarentena domiciliaria por 14 días, contados a partir del último contacto que haya tenido con la persona sospechosa de estar infectada. Si se vive con la persona sospechosa de contagio se estará en cuarentena hasta que sea confirmado o descartado el contagio por Covid-19, si el resultado es negativo se podrá abandonar el confinamiento pero si es positivo se deberá extender 14 días más.

Las pruebas PCR a los sospechosos de Covid-19

Las pruebas PCR realizadas a todas las personas sospechosas de tener el Covid-19 son cruciales para detener el avance del virus, ya que permite que se tomen las previsiones recomendadas para evitar la expansión.

Hasta el momento, son los análisis más precisos que hay, ya que determinan si hay una infección activa.

Para realizar estas pruebas es necesario contar con personal suficiente e instalaciones especiales. Según las últimas declaraciones dadas por el Ministro de Sanidad se están realizando entre 40.000 y 50.000 pruebas diarias a personal de salud, personas que están hospitalizadas y cuidadores de residencias que han presentado síntomas o que son contactos de riesgo.

En el país ya se han efectuado un millón análisis a personas sospechosas de estas contagiadas por el Covid-19. Los laboratorios que procesan las muestras obtenidas de estos análisis deben estar acreditados por el Ministerio de Ciencia.

A finales del mes pasado ya había 24 laboratorios que habían obtenido el aval.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!