Un grupo de investigadores de la Universidad de Verona en Italia, han realizado un estudio donde lograron determinar que escuchar Música con un alto ritmo mientras se ejercita reduce el esfuerzo que se realiza. De igual manera lograron determinar que una música alta ayuda aumentar los beneficios del ejercicio, determinando que las personas que oyen música a un ritmo alto, aumentan su motivación e incrementan la intensidad de la actividad física que estén realizando.

La música aumenta los beneficios del ejercicio

Las personas que se ejercitan practicando ejercicios de alta resistencia, como por ejemplo caminar, tienen más beneficios al escuchar música, que los que practican ejercicios de alta intensidad, como levantar pesas. Se espera que este estudio ayude a crear patrones que permita a las personas mejorar y aumentar sus hábitos y comportamiento a la hora de ejercitarse.

Cuando se entrena en un ambiente musical con un alto ritmo, la sensación de fatiga e incomodidad se siente disminuida y hace que la persona se involucre de una mejor manera en la realización del mismo.

Por supuesto, influyen las preferencias personales en cuanto al tipo de música que se oye y sus ritmos e incluso el tema de las canciones, pero lo que si es cierto que la música tiene la capacidad de mejorar el entrenamiento. Este es un avance en las investigaciones para comprender en su totalidad el potencial de la música como un factor que impulse a una ejercitación más efectiva.

El estudio de la influencia de la música a volumen alto

El estudio sobre la influencia de la música alta en el ejercicio, se realizó estudiando los efectos del ritmo de un tema musical a un grupo de voluntarios, mientras realizaban ejercicios de resistencia, como caminar en una cinta de correr, o haciendo ejercicios de alta intensidad (press de piernas).

Los voluntarios que participaron en el estudio, tuvieron sesiones de ejercicio totalmente en silencio, y otras escuchando temas de música pop, mientras se median parámetros como: sensación de esfuerzo y la frecuencia cardíaca, entre otros.

Los investigadores lograron así determinar que escuchar música a un volumen alto, aumenta la frecuencia cardiaca y reduce la sensación de esfuerzo que percibe la persona que se ejercita, en comparación con ejercitarse totalmente en silencio, logrando que la persona sienta menos esfuerzo pero mayores beneficios.

Por los momentos, el hábito de entrenar con música es beneficioso, preferiblemente si es house o techno, que no solo tienen un ritmo alto, sino que pueden ayudar a fortalecer la memoria, aparte del gran efecto motivador que tiene la música cuando se está realizando ejercicios o cualquier otra tarea.

Lo que se espera de los resultados obtenidos de la música

Los resultados que obtuvieron los investigadores con este estudio, se espera que permitan mejorar los niveles de ejercitación de las personas que realizan actividades físicas escuchando música a un ritmo alto. El estudio se llevó cabo en un reducido número de voluntarios, sin embargo, es el primer paso para realizar más investigaciones a futuro sobre los efectos de la música en los patrones de entrenamiento al ejercitarse.

Esta investigación se basó en este primer momento en los beneficios de ejercitarse escuchando música alta, pero también se quiere descubrir que efectos produce la letra, el ritmo o el género en la realización de ejercicios de alta intensidad y de resistencia.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!