Hay tipos de pensamientos que mantenemos en el subconsciente, sin darnos cuenta, y que nos pueden hacer muchísimo daño. Esto son una serie de pensamientos negativos que solemos alimentar sin darnos cuenta de ello y, en ocasiones, la persona necesita ayuda profesional para acabar con ello.

Los pensamientos negativos que se suelen alimentar sin darnos cuenta pueden llegar a ser nuestro peor enemigo, ya que, van a bloquear nuestro crecimiento personal y va a hacer que sentirnos mal sea nuestro compañero de viaje.

Lo que pensamos nos afecta

Lo que sueles decir sobre ti, sobre los demás o sobre el mundo que nos rodea puede ser mucho más importante de lo que pensamos. Esa percepción, de alguna forma, es la encargada de determinar nuestro día a día, la concepción sobre nuestra vida y va a influir en cómo nos sentimos. Por esta razón, los psicólogos señalan que es muy importante identificar esta clase de pensamientos negativos y sí los estamos alimentando sin darnos cuenta.

En muchas ocasiones esto no es tan fácil, ya que el individuo suele estar acostumbrado a la hora de cultivar esta clase de pensamientos concretos y lo hace de manera inconsciente y automática.

O sea, la mayor parte de las veces no nos damos cuenta de lo que estamos haciendo.

Hay una lista de pensamientos negativos que se suelen repetir y que, sí descubrimos que estamos alimentando alguno, nos ayudará a la hora de hacer frente a los mismos o te ayudarán a la hora de reflexionar sobre el asunto y a la hora de comprenderte y entender la reacción de los demás. Jorge Álvarez Camacho tiene una frase que explica muy bien esta situación: “Tu mente siempre te recuerda lo malo, lo difícil, lo negativo. Recuérdale tú a ella tu grandeza, tu pasión y tu fortaleza”.

Pensamientos negativos más comunes

No soy suficientemente bueno/a. Una de las grandes inseguridades es no estar a la altura de la circunstancias. No ser lo suficientemente bueno/a a la hora de hacer algo o no ser capaz de algo. En la sociedad actual, cada vez hay más personas que piensan que son inferiores a los demás y que no van a ser capaces de conseguir lo que ellos quieren. Esta infravaloración solo trae consigo una serie pensamientos negativos. Este tipo de pensamientos están relacionados con la sociedad de información que nos caracteriza, estamos conectados todo el tiempo y sabemos lo que están haciendo los demás y lo que está sucediendo alrededor del mundo.

Estas informaciones, muchas veces están sesgadas, nos influyen negativamente y aumentan el hábito de compararse con los demás. Esto último no tiene ningún tipo de sentido, ya que, cada persona es diferente, cada persona tiene una historia detrás, una forma de ser o un pasado. Las comparaciones no benefician a nadie, todo lo contrario.

Solo tengo mala suerte. Es un pensamiento muy recurrente. Al pensar que eres menos que los demás, sueles verte como alguien con menos valor, inferior y todos tus problemas están relacionados con la mala suerte, pero este pensamiento solo es una excusa rápida y sencilla para darle una explicación a que las cosas no salgan como querríamos.

Además, no nos responsabilizamos de las acciones que realizamos en la vida. Los psicólogos recomiendan olvidarse de la suerte y pensar en que somos capaces de controlar nuestra vida para lograr lo que deseamos.

Todo va a salir mal. Es un pensamiento que se refiere al futuro. Muchas personas piensan que todo lo que sea salir de la zona de confort va a salir mal. El miedo suele aparecer en escena y se evita el crecimiento personal a causa de la desconfianza y la inseguridad. La realidad es muy distinta: las consecuencias nunca son tan malas como pensamos.

Esos finales horribles tiene muy pocas posibilidades de tener lugar. Si las cosas no salen como pensábamos, como mucho, nos vamos a sentir mal durante un tiempo. Después, todo volverá a la normalidad. Los psicólogos recomiendan luchar para que el miedo no paralice nuestros planes. Hay que pensar siempre que vamos a conseguir más beneficios que problemas. Y, pase lo que pase, será una experiencia de la que habremos aprendido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más