La escasez del tiempo generalmente es resultado de una mala administración o una carga de trabajo mal planeada y distribuida. Es frecuente que se trate de hacer demasiado en un periodo de tiempo muy corto. Se establecen metas diarias [VIDEO] muy por encima de la capacidad de cumplirlas. Esto tiene una explicación: vivimos en una sociedad que vive cada vez más acelerada, que no se detiene y que nunca tiene tiempo. Lo malo es que hemos caído en esa rutina y lo peor de todo es que estamos convencidos de que debemos funcionar así si queremos alcanzar el éxito.

Se ha escrito mucho sobre la gestión del tiempo [VIDEO] y varias han sido las técnicas y herramientas que se han propuesto para optimizarlo, desde los ‘post-it’ hasta las agendas electrónicas.

Métodos que tienen como objetivo organizar nuestro tiempo para así volvernos más productivos, ayudándonos a priorizar las tareas. A continuación, una serie de trucos prácticos para gestionar el tiempo de trabajo y lograr un máximo rendimiento:

Determina tus prioridades

En el campo profesional es fundamental que tengas claro cuáles son las cosas que realmente agregan valor a tu carrera, aquí tiene mucho sentido la ley de Pareto, cuando nos indica que el 80% de nuestros resultados vienen del 20% de nuestras acciones. Es recomendable realizar un listado de ellas.

Mantén un esquema semanal

Plantear tus objetivos en una unidad de medida semanal te permitirá ser flexible y, al mismo tiempo, estar enfocado. Tener el enfoque semanal te permitirá trabajar en tus prioridades sin el estrés del día a día, haciendo que tu objetivo se pueda partir en pequeños logros durante la semana.

Define un horario fijo

El secreto de crear hábitos esta en definir horarios fijos en nuestra agenda. De manera que podamos estandarizar la manera en cómo hacemos algo. Notarás que con el tiempo te habrás fijado una manera de hacer las cosas que redundará en resultados positivos.

Ejecuta y no procrastines

Toma cada tarea que te hayas propuesto como algo serio, haz de esta tarea una cita contigo mismo y no la aplaces, al menos de que exista algo más importante que hacer.

Reflexiona

Para terminar hazte tres preguntas: ¿Cuáles son las tres cosas más importantes en tu vida? ¿Reciben estas cosas la atención y el tiempo que en realidad deseas brindarle? ¿Cuál es la razón por la cual no la pones en primer lugar? La respuesta ahora está en tu manos, y recuerda: la gestión del tiempo puede afectar directamente en tu vida, por lo que tómate tu tiempo, márcate prioridades e identifícate con tu forma de actuar.