El sarampión es una enfermedad altamente infecciosa causada por un virus. El virus vive en la mucosidad de la nariz y la garganta de las personas con esta infección. El contacto físico, la tos y los estornudos pueden propagar la infección. Además, las gotitas de moco infectadas pueden permanecer activas y contagiosas durante aproximadamente dos horas. Esto significa que el virus puede vivir fuera del cuerpo, por ejemplo, en superficies y puertas, de modo que lo mejor es que cuando las personas tengan este virus, se mantengan en el interior y con todo desinfectado y limpio.

Una vez que la persona está infectada con el virus, el virus se multiplica en la parte posterior de la garganta y en los pulmones.

Luego se extiende por todo el cuerpo.

Los siguientes son los síntomas más comunes del sarampión

  • A alta temperatura, dolor en los ojos (conjuntivitis) y la secreción nasal generalmente ocurre primero.
  • Pequeñas manchas blancas generalmente se desarrollan dentro de la boca, aproximadamente un día después. Estas pueden persistir durante varios días.
  • Una tos seca es usual.
  • Dejar de comer, el cansancio, los dolores y achaques son habituales.
  • La diarrea y / o los vómitos son comunes.
  • Una erupción roja con manchas generalmente se desarrolla alrededor de 3-4 días después de los primeros síntomas. Por lo general, comienza en la cabeza y el cuello, y se extiende por el cuerpo. Toma 2-3 días para cubrir la mayor parte del cuerpo. El sarpullido a menudo adquiere un color marrón y se desvanece gradualmente durante unos días.
  • Los Niños generalmente están bastante enfermos por 3-5 días. Después de esto, la fiebre tiende a bajarse, y luego la erupción se desvanece. Los otros síntomas gradualmente se alivian y desaparecen.

La mayoría de los niños se siente mejor en 7-10 días.

Una tos irritante puede persistir durante varios días, después de que hayan desaparecido otros síntomas. El sistema inmune produce anticuerpos durante la infección. Estos luchan contra el virus y luego proporcionan inmunidad de por vida. Por lo tanto, es raro tener más de un ataque de sarampión.

Las personas confunden las erupciones causadas por otros virus, con el sarampión.

El sarampión no es solo una erupción leve de color rojo que pronto desaparece. El virus del sarampión causa una enfermedad desagradable, y algunas veces grave. La erupción es solo una parte de esta enfermedad.

Tratamientos contra el sarampión

No existe un medicamento específico que elimine el virus del sarampión. El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas hasta que el sistema inmunitario del cuerpo elimine la infección.

En la mayoría de los casos, el descanso y las medidas simples para reducir la fiebre son todo lo que se necesita para una recuperación completa. Los síntomas generalmente desaparecerán en 7-10 días.

Las siguientes medidas a menudo son útiles:

  • Los niños deben beber agua, tanto como sea posible para prevenir la deshidratación.
  • Se puede tomar paracetamol o ibuprofeno para aliviar la fiebre y dolores. Debe mantener al niño fresco (pero no frío).

Los antibióticos no matan el virus del sarampión, por lo que normalmente no se administran.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!