¿Tienes la Lengua blanca y pastosa y la boca te sabe mal? Aunque se trata de un inconveniente habitual merece tu atención, ya que revela que algo está fallando: tu Higiene oral, tu alimentación o el funcionamiento de tu estómago, bazo e hígado. Si quieres descubrir cómo puedes liquidar esta situación o prevenirla, sigue leyendo. Esto te interesa.

¿Qué esconde una lengua blanquecina?

La situación más recurrente es que la lengua seca y blanquecina se vea acompañada de otros síntomas como:

  • Vientre hinchado.
  • Gases.
  • Falta de apetito.
  • Náuseas.
  • Ligeras diarreas.

Tu cuerpo te está indicando que las paredes de tu estómago no están desempeñando su función como es debido.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Cáncer

Esta gastritis puedes mitigarla acostumbrándote a tomar a diario, en ayunas, el zumo de un limón con media cucharadita de bicarbonato. Te ayudará a incrementar la producción de bilis y tus digestiones serán más livianas.

Si, por el contrario, la tonalidad de tu lengua es más bien amarillenta, te duele la cabeza o la nuca, sufres estreñimiento, calambres o fatiga muscular y tu cutis es graso, necesitas urgentemente una depuración hepática. Prioriza el consumo de líquidos como el jugo de arándanos, de zanahoria, manzana o betabel. Elevar la ingesta de frutas como la piña, la papaya o las naranjas también favorecerá que tu hígado expulse las toxinas que acumula y que obstaculizan su normal funcionamiento.

La candidiasis oral es otra de las patologías que cursan lengua blanca, además de dolor al tragar o tomar alimentos calientes, sensación de ardor en la lengua y pequeñas llagas o aftas [VIDEO]en las encías, los labios, en las paredes de la boca o de la garganta. Necesitas aumentar el consumo de vegetales de hoja verde o de bayas y frutos rojos para beneficiarte de su acción antioxidante y fortalecer así tus defensas.

¿Conoces la glosodiagnosis?

Esta disciplina originaria de la medicina tradicional china consiste en determinar el estado energético de la sangre y de órganos como el bazo, el estómago o el corazón a partir de la observación del color, la forma y movilidad de la lengua. Generalmente una baja energía se corresponde con la presencia de desechos o agentes dañinos.

Su fiabilidad es tal que su utilización se ha extendido más allá de sus fronteras, puesto que ha quedado constatado que realmente existe relación entre la lengua y los órganos y vísceras. ¿Sabes que la lengua es la representación externa del bazo?

Para esta ciencia la lengua se haya dividida en 5 partes:

  • 1. La punta.
  • 2. La parte anterior a la punta.
  • 3. La zona central.
  • 4. La parte trasera.
  • 5. Los laterales.

Cada una de ellas está vinculada, en este orden, a: corazón, pulmones, estómago y riñón, hígado y vesícula biliar.

En este sentido, una lengua azulada representa la existencia de sangre estancada o una circulación deteriorada.

La rojiza apunta a la hiperactividad del pericardio y la grisácea a una intoxicación. ¿Sabes que si solo la punta está rojiza significa que estás disgustado o con un bajo nivel anímico?

Como ves, las alteraciones en el estado de la lengua se pueden solventar fácilmente no olvidando cepillarla cuando te limpies los dientes e introduciendo pequeños cambios en tu dieta. Recuerda consumir a diario un yogur [VIDEO]natural no azucarado para garantizarte la dosis recomendada de bacterias saludables para el intestino, la lengua y el sistema inmunológico.