Los estudios de casos han relacionado las bebidas energéticas con los efectos adversos, especialmente en el sistema cardiovascular, pero el riesgo general de que algo malo ocurra es bajo y depende del contexto.

Los consumidores más frecuentes de bebidas energéticas según estudios son los adolescentes y los jóvenes estudiantes.

Entonces, ¿Porque son tan populares entre los jóvenes? El simple deseo de un impulso de energía es un factor importante, por supuesto: las bebidas energéticas se han convertido en el café de una nueva generación, gracias a las campañas de marketing exitosas y la presión de grupo resultante. Otros factores incluyen disponibilidad, costo y sabor.

¿Qué hay en una bebida energética?

No hay dos productos exactamente iguales, pero los ingredientes comunes incluyen cafeína, taurina, vitaminas B (B 3, B 6, B 12, inositol), hierbas (por ejemplo, ginseng, guaraná) y, por supuesto, azúcar o edulcorante artificial.

La cafeína es el principal estimulante en las bebidas energéticas. Las más populares contienen alrededor de 150 mg de cafeína por cada 16 fl. oz., sin contar el contenido de cafeína de otros ingredientes, como el guaraná o la nuez de cola.

Los carbohidratos no causan obesidad o problemas de salud relacionados. Dicho esto, el consumo de bebidas azucaradas a menudo conduce a un aumento en la ingesta calórica; las bebidas azucaradas pueden contribuir a la obesidad y a problemas de salud relacionados, como la diabetes, el síndrome metabólico y la enfermedad del hígado graso, especialmente en una sociedad que prefiere sentarse más que moverse.

¿Las bebidas energéticas causan daño?

Definitivamente si pueden. Entre el 1 de octubre de 2010 y el 30 de septiembre de 2011, el Sistema nacional de información toxicológica (NPDS) recibió 2,3 millones de llamadas.

De las 4.854 (0.2%) llamadas relacionadas con bebidas energéticas, casi dos tercios estuvieron vinculados a la contaminación por aditivos desconocidos.

Los principales efectos adversos no relacionados con aditivos desconocidos incluyen convulsiones y problemas cardiovasculares como disrritmia (ritmo cardíaco anormal) y taquipnea (respiración anormalmente rápida). Los eventos informados fueron más severos cuando las bebidas energéticas se habían consumido con alcohol.

Los efectos cardiovasculares merecen una atención especial.

La cafeína afecta principalmente a los vasos sanguíneos, mientras que los otros ingredientes afectan principalmente al corazón. En general, se cree que las bebidas energéticas causan cambios adversos a corto plazo caracterizados por un aumento en la carga de trabajo del corazón y una reducción en el flujo sanguíneo al cerebro.

Estos efectos son causados ​​por la cafeína y sus interacciones con el azúcar y, en menor medida, por sustancias auxiliares, como la taurina.

¿Quién está en riesgo?

Las mujeres que planean quedar embarazadas deben evitar tomar demasiada cafeína: las mujeres que consumen más de 400 mg / día tienen un 11% más de probabilidad de abortar espontáneamente que las mujeres que consumen menos de 50 mg / día.

Y no se detiene allí. Cuando se consume durante el embarazo, la cafeína puede interferir con el desarrollo cerebral del feto y causar un deterioro cognitivo duradero. No ayuda que el embarazo altera el metabolismo de la cafeína de una manera que aumenta la vida media de la cafeína y, en consecuencia, aumenta la exposición fetal.

Y no se detiene allí, tampoco. Los niños y adolescentes pueden ser otra población en riesgo: debido a su pequeño tamaño, tienen un umbral de seguridad más bajo para muchos de los ingredientes contenidos en ella.

¿Hay beneficios?

Estas bebidas benefician el rendimiento mental. Los efectos de la cafeína que combaten la fatiga también podrían considerarse un beneficio en las circunstancias correctas. Su consumo mejora la fuerza y ​​la resistencia muscular, el rendimiento en pruebas de ejercicios de resistencia, saltos y acciones específicas del deporte.

Entonces, ¿las bebidas energéticas son malas para ti?

Los informes de casos han asociado bebidas energéticas con efectos adversos para la salud, más comúnmente relacionados con el sistema cardiovascular.

El contenido de cafeína es probablemente el principal culpable, pero los azúcares también juegan un papel, al igual que otros ingredientes, o su combinación.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más