¿Te acomplejan tus piernas? En los últimos días, la modelo de tallas grandes Carmen René Smith es noticia por su valentía y determinación al lucir orgullosa sus Piernas hinchadas, ya que padece una patología denominada Lipedema. Si deseas conocer más sobre esta anómala acumulación de la grasa en las extremidades inferiores estás en el lugar adecuado.

Lipedema vs linfedema

Cuando existe inflamación esta puede deberse a un tastorno del sistema linfático, al acúmulo de grasa o a edemas venosos. En el caso que nos ocupa, el lipedema se caracteriza por la acumulación de células grasas edematizadas. Esto significa que la grasa localizada, en el 99 % de los casos en las piernas, termina interfiriendo en el correcto funcionamiento del sistema circulatorio y linfático, bloqueando sus conductos y originando un edema asociado.

El lipedema rompe con la armonía en las proporciones de la silueta, ya que las piernas son claramente más voluminosas que el tronco. Además, cursa con sensación de pesadez, dolor si presionamos y una gran facilidad para desarrollar hematomas.

Por su parte, el linfedema está relacionado con el sistema linfático y es unilateral. Se presenta solo en una de las extremidades, inferiores o superiores. Es muy habitual en las mujeres que han sido intervenidas por un cáncer de mama extirpándoles los ganglios de las axilas. Al mermar el comportamiento de la linfa, el brazo del lado de la mama afectada suele hincharse dando lugar al linfedema.

Aunque aún se sabe poco sobre sus posibles desencadenantes, se tiene evidencia de que el factor genético es decisivo, así como su asociación con el género femenino y con la presencia de la celulitis.

¿Tiene tratamiento?

En contra de lo que puedas estar pensando, esta afección nada tiene que ver con la obesidad o con una mala alimentación. Lanzarte al ayuno o a dietas restrictivas no revertirá el problema. Si padeces lipedema debes ponerte en manos de profesionales para que te prescriban un tratamiento 100 % personalizado.

Generalmente, suelen ser necesarias la exploración y varias analíticas de sangre, linfografías o ecografías con Doppler para ajustar los medios físicos y la electroterapia.

Las prendas de contención, el masaje de Drenaje linfático, la presoterapia, ondas de choque, la mesoterapia, radiofrecuencia, el láser de Neodimio Yag, si existe flacidez, o la liposucción tumescente (infiltrando líquidos antes de la extracción de la grasa) son las medidas más recurrentes para contrarrestar la excesiva inflamación de las piernas.

Ya lo sabes, si te sientes identificada con estos síntomas ponte en manos de un especialista y mejorarás tu calidad de vida.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!