El corrector y el iluminador (highlighter) son productos que no pueden faltar al momento de maquillarte. Y aunque existen diversos videos y fotos dónde nos enseñan a aplicarlo, debemos reconocer e identificar sus diferencias, para lograr un maquillaje profesional.

Diferencias entre el corrector y el iluminador

El corrector es el producto que nos ayudará a eliminar o disimular las imperfecciones en la piel tales como: cicatrices, granos, manchas, ojeras y hasta hematomas. El iluminador nos ayudará a crear luz y brillo a zonas del rostro como: el arco supraciliar (arco de las cejas), ángulo interno del ojo, pómulo, zona central de la frente y nariz, zonas centrales (labios) y arco de cupido, líneas de expresión, sien.

Si tienes la frente pequeña debes aplicarte el iluminador en el centro para causar el efecto contrario. Se puede encontrar iluminador liquido, polvo suelto o compacto. No aplique la presentación líquida en piel grasa, puede colocarse en otra presentación como en polvo suelto o compacto para crear un efecto mate.

Por otro lado, el corrector puede presentarte en diversos colores, verde, amarillo, azul, lila, entre otros. Cada color es para una zona del rostro en específico. Los correctores verdes se utilizan para disimular lo que esta de color rojo como los granitos y manchas. Los de color amarillo se utiliza para las ojeras violeta y el color salmón para las azuladas. El corrector beige se usa para las zonas oscuras de la cara y el tono naranja para cubrir las pecas.

Aplicación de los productos

Estos productos de maquillaje, preferiblemente deben aplicarse con un pincel para lograr un efecto de precisión, y obtener una textura homogénea. Si se coloca con la yema de los dedos puede desperdiciarse producto, ya que por las glándulas sudoríparas que nuestras manos poseen, impiden que el corrector se adhiera correctamente a la piel.

Otra opción para la aplicación puede ser con una esponja, aunque se recomienda, profesionalmente se coloque con un pincel. Existen correctores que vienen en presentación en barra y estos se aplican directamente sobre la piel y luego se difumina con los dedos. Los correctores se utilizan como pre-base (primer) y pueden ser matificantes.

Los iluminadores se pueden aplicar antes del maquillaje o después, pero si se quiere unificar el tono de piel con la base, es preferible usarlo al final y antes de aplicar el polvo, ya que éstos son los que ayudan a fijar el maquillaje por más tiempo.

Si se utiliza una presentación en crema se puede aplicar una pequeña cantidad y difuminar con los dedos, realizando unos ligeros toques. Al utilizar la presentación en polvo suelto o compacto, aplicar con la ayuda de una brocha y difuminar también con ligeros toques.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!