2

En los últimos días se ha hecho público algo de lo que se tenían ciertas sospechas: los alimentos ricos en Omega 3 resultan beneficiosos para prevenir la atopía y las afeccinoes respiratorias en el futuro bebé. El asma [VIDEO]es la alteración respiratoria más recurrente e incapacitante entre los pequeños. Sin embargo, ahora sabemos cómo contenerlo.

¿Es válido para todas las madres?

Como decía, la revista científica The New England Journal of Medicine ha publicado un estudio realizado por el Hospital universitario de Copenhague (Dinamarca), en el que se constatan los beneficios de la ingesta regular, durante la gestación, de alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados.

Estos inhiben la producción de Inmunoglobulina que es la responsable última del desarrollo del Asma y de las alergias.

La muestra de 736 embarazadas fue clasificada en 3 grupos. Al finalizar el ensayo se demostró que los hijos del grupo de mujeres que habían recibido suplmentación en Omega 3 presentaban un 24 % menos de incidencia en este tipo de dolencias. Mientras que la media española de Omega 3 en sangre está en los 650 miligramos, el grupo de las suplementadas ingirió hasta 2.400 miligramos de grasas saludables.

Sin embargo, cabe destacar que antes de comenzar a consumir compulsivamente pescado azul, frutos secos, aguacate, semillas de chía [VIDEO], soja o aceite de oliva se debe medir la concentración de grasa en sangre de la gestante. Puede darse el caso de que tus niveles ya sean los adecuados y la suplementación no añadiría ningún beneficio adicional.

Beneficios del Omega 3

Estés o no embarazada, los ácidos grasos esenciales Omega 3 y 6 son sobradamente beneficiosos para tu organismo, tanto a nivel físico como cognitivo.

Ahora lo comprenderás mejor:

  • Reducen la incidencia del hígado graso.
  • Atajan el síndrome metabólico, causante de buena parte de las miocardiopatías.
  • Fortalecen el sistema inmunológico.
  • Protegen la vista.
  • Alivian los dolores menstruales.
  • Algunos estudios apuntan a su contribución en el descenso del riesgo de padecer cáncer.
  • Resultan esenciales en los procesos de coagulación y desinflamación.
  • Hacen descender la agresividad, la ansiedad o la depresión.
  • Previenen el TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Una investigación halló que los niños hiperactivos presentan unos menores índices de Omega 3 en sangre.

Como ves, apúntate al Omega 3 y ¡larga vida!