Desde el año 2005, cada 14 de marzo Europa se celebra el Día para la prevención del riesgo cardiovascular para dar a conocer a la ciudadanía sobre las enfermedades cardiovasculares y, sobre todo, crear conciencia de los factores que generan estas afecciones, como lo son: el tabaquismo, el aumento del colesterol, la hipertensión, la diabetes sin control, la obesidad y el sedentarismo.

De acuerdo con estudios de la Red europea de datos sanitarios (EHDN), cada año las enfermedades cardiovasculares (CVD) causan 2.9 millones de muertes en Europa y más de 1.8 muertes en la Unión Europea. Esto representa un 45% de las muertes de Europa y el 37% del total de la UE.

Para combatir este tipo de enfermedades de forma natural, los expertos recomiendan: controlar la presión arterial, mantener los niveles del colesterol y triglicéridos bajo control, tener un peso saludable, controlar el estrés y asegurarse de dormir lo suficiente. Pero aquí te vamos a dar un consejo más, que le dará, aparte de salud, más color a tu vida: una mascota.

Si eliges un canino

Los perros siempre han sido el mejor amigo del hombre, pero ahora serán más que eso. La revista Scientific Reports publicó el trabajo de la Universidad de Uppsala, en Suecia, que ha demostrado que “las personas que conviven con perros tienen menor riesgo de sufrir problemas cardiovasculares”. Esto se debe a que tener perros está asociado con la reducción de factores de estrés psicosocial como, el aislamiento social, la depresión y la soledad, que influyen de manera negativa en la salud cardíaca.

Tener un can también promueve la actividad física de su dueño y más si eres una persona que vive sola, ya que creas un vínculo y compromiso más arraigado con la mascota, lo que conlleva estar en constate actividad física mediante caminatas o juegos, y así reducir el riesgo de padecer este tipo de afecciones.

También es importante la raza de los caninos que elijas. Según el estudio, perros como terriers, labradores, retrievers y sabuesos son los más indicados para combatir estas alteraciones.

Si prefieres un felino

Los gatos a pesar de ser animales más independientes y menos cariñosos también ayudan al bienestar del ser humano con su compañía. Según un estudio realizado en 2008 por el Instituto Stroke de la Universidad de Minnesota, los dueños de gatos tienen menor probabilidades de morir de un ataque cardíaco. En esta investigación participaron casi 4500 personas y tres de cada cinco tenían gato.

El equipo determinó que los dueños de gatos experimentaban una reducción del riesgo de muerte por ataque al corazón del 30% en comparación con los participantes que no tenían gatos.

También se dio a conocer que el ronroneo de un felino tendría poderes curativos, la frecuencia de vibraciones de entre 20 y 140 hercios que producen, ayudan a disminuir el estrés y la tensión arterial.

Además, puedes seguir el ejemplo de ellos y tomarte una buena siesta en el día. “Un sueño reparador ayuda a disminuir la presión arterial, mejora la función endotelial y, en definitiva, es un factor más a tener en cuenta para la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Mientras dormimos se produce una relajación muscular que también afecta a las arterias. Esta relajación provoca una bajada fisiológica de la presión arterial de entre un 10% y un 15%”, explica el Dr. Enrique Galve, presidente de la sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Ésta es la excusa perfecta para tener una mascota en casa. ¿Y tú, ya elegiste, un perro o un gato?