Cuenta la historia que Boddhidharma padre del budismo se arrancó los párpados ante el revés de no poder permanecer despierto durante la meditación durante su viaje por China. Y en el lugar donde cayeron sus párpados nació una planta de Té. Con este cultivo pudieron permanecer despiertos, meditar y alcanzar el entendimiento.

El té negro se obtiene de hojas de Camellia sinensis. La misma planta de la cual se prepara el té verde, el oolong y el té blanco. La diferencia radica en que el té negro sufre una mayor oxidación durante el proceso de secado permitiéndole ser la variedad de té que durante mayor tiempo conserve sus propiedades (olor, sabor, entre otras).

El té es una fuente de Cafeína (una metilxantina) que estimula el sistema nervioso central, relaja músculos lisos en los conductos de los pulmones (bronquiolos), estimula el corazón, y actúa como diurético. Se estima que aproximadamente una taza de té contiene 50 mg de cafeína, esto representa 10 mg más que la cantidad que nos aporta una taza de café [VIDEO].

Beneficios del té negro

  • Previene el cáncer y el envejecimiento del cuerpo por el alto contenido de antioxidantes.
  • Se puede usar para combatir la diarrea y la gastritis por tener una buena concentración de taninos.
  • Mejora la dilatación y contracción de los vasos sanguíneos por contenido de flavonoides.
  • Tiene acción diurética por lo que ayuda a limpiar el organismo y normalizar la tensión arterial.
  • Reduce el riesgo de ataques cardiacos.
  • Gracias a las sustancias estimulantes que posee (cafeína [VIDEO], teína) activa el cuerpo, el funcionamiento del cerebro y ayuda a combatir la falta de ánimo y el cansancio.
  • Ayuda al control del colesterol evitando que colesterol HDL (bueno) no se oxide.
  • Ayuda a bajar de peso ya que aporta pocas calorías y da sensación de saciedad.
  • Previene la formación de caries dentales.

Cuidados que se deben tener

  • No abusar de su consumo pues puede producir estreñimiento.
  • Las personas con hipertensión o ansiedad deben consumirlo con mesura.

Cómo preparar el té negro

Lo más común es usar una cucharadita de té negro por taza.

Se preparado con agua hirviendo las cual se vierte sobre el té (infusión) y se dejar reposar 3-4 minutos. Si el té negro se va a servir con limón u otro producto, se deberá esperar un poco más, entre 4-5 minutos.

Para concluir, el consumo del té negro tiene varias características que hacer que repercuta de manera beneficiosa para nuestra salud, pero como todo en esta vida, no es saludable caer en los abusos, por lo que no se debe ser excesivo en su consumo.