El café es una bebida que muchos consumen cada mañana antes de empezar su rutina. Es conocido por su gustillo y aroma, además otorga un extra de energía para arrancar el día con buena cara.

El componente que hace al café un vigorizante natural es la cafeína, en la web de Medline Plus se explica que este elemento estimula el sistema nervioso central, lo que produce una sensación de alerta y un aumento de energía. Hay que tener presente que la concentración de cafeína dependerá de cómo se prepare el café y de qué tipo sea (americano, con leche, cortado o solo).

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Cáncer

El café puede ayudarte a despejar la cabeza y mantener la concentración por mayor tiempo, refuerza la capacidad para reconocer la información relevante cuando se desarrolla una tarea; además evita la somnolencia, aumentando el rendimiento físico y psíquico, como consecuencia la producción en el trabajo se incrementa.

Por si fuera poco, disminuye la fatiga y aumenta la sensación de bienestar general.

Luego de la comida es normal sentir pesadez y es que, la llenura produce un adormecimiento corporal y mental en las personas y esto resulta en una baja producción laboral, pero no es algo que un buen café y una siesta no puedan resolver. Se recomienda tomar una siesta de 30 minutos, preferiblemente en un sofá cómodo, teniendo en cuenta que la cafeína tarda media hora en actuar sobre el organismo, se aconseja beber un café antes de la siesta, de esta forma se da tiempo al cuerpo para que descanse y al despertar se sentirá el efecto energizante del cafeína.

Hay más beneficios del café

El periódico británico The Guardian desveló los resultados de varios estudios realizados por distintos organismos internacionales.

Demostrando que esta bebida tiene una alta concentración de antioxidantes que previenen las mutaciones celulares y retrasan el envejecimiento; si se consume en edad madura, puede ayudar a disminuir los riesgos de padecer demencia o el Alzheimer.

En cuanto a la diabetes tipo 2, se ha dejado claro que consumir de cuatro a cinco tazas de café puede reducir hasta 25% las probabilidades de padecerla. La razón es que esta bebida influye en la disminución de los triglicéridos, que también ayudan a reducir las posibilidades de padecer de enfermedades coronarias.

Peter Martin, director del Instituto de Estudios del Café en la Universidad de Vanderbilt, de Tennesse, Estados Unidos, critica la relación que se ha hecho entre el café y las enfermedades cardíacas y explica que, al contrario de lo que se cree, el consumo moderado de este energizante natural previene las enfermedades cardíacas y que estos beneficios serían anulados si el consumo sobrepasa las cuatro o cinco tazas diarias.

Aunque algunos estudios han reflejado que el café está compuesto por varios elementos que pueden ser carcinógenos (podrían producir tumores), solo ha sido demostrado en pruebas hechas con roedores, no se conoce ningún caso humano; distinto a esto, una investigación hecha en Harvard demostró que el café puede disminuir el riesgo de sufrir de varios tipos de cáncer, los principales: el cáncer de próstata, de mama y de colon.

En el sitio web de Nescafé se explica que el café contribuye a la relajación porque hidrata el cuerpo, debido a que el agua es el ingrediente principal de esta bebida. Cada taza que se consuma ayuda con las necesidades diarias para el organismo.