La dieta rebote o efecto "yo-yo", surge por llevar a cabo una dieta extremista que por lo general va atada a la reducción exagerada del número de calorías consumidas durante un tiempo determinado.

Inicialmente, el proceso es probable que transcurra de la mejor forma, notando cambios positivos en su cuerpo como lo son: la reducción de tallas y medidas, bajando de peso en tiempo récord. Se denomina efecto rebote ya que pueden llegar a perder en poco tiempo mucho peso pero luego lo recuperan el doble o más.

El organismo requiere de una serie de alimentos para estar saludable, nutrido y poder ejercer sus funciones adecuadamente, en este proceso, cuando la persona deja de consumir adecuadamente los alimentos el cuerpo reacciona protegiendo todas sus reservas por lo que se convierte en una máquina de ahorro ya que busca gastar lo menos posible el combustible que requiere para su funcionamiento.

El efecto rebote no solo causa temor porque la persona vuelva su peso inicial sino que podría incrementarlo considerablemente, como se mencionó inicialmente puede llegar a recuperar su peso anterior, el doble o en casos extremos el triple de este, además puede producir debilidad, cansancio, problemas digestivos, entre otros síntomas y/o en casos extremos causar enfermedades por la reducción de ciertos alimentos, siempre debemos tener en cuenta que todos los extremos son malos.

Es por ello que en este artículo te doy unos breves consejos para que evites seguir este patrón que tanto daño hace a tu organismo en general. #Actualidad #Calidad de vida #Salud

  1. Si deseas bajar de peso lo primordial es acudir a un experto, consigue una cita con un nutricionista, ya que solo él como experto en la materia podrá guiarte a comer de forma saludable.
  2. Evita dietas sumamente restrictivas, no es para nada saludable bajar dos, tres kilos o más en una semana, los especialista en la materia indican que lo más saludable es disminuir entre 500 gramos y 1 kg por semana. Sin embargo, es importante mencionar que en ocasiones estos gramos o kg variar teniendo en cuenta las características de cada persona (física y biológica).
  3. No lo llames dieta denomínalo un plan de alimentación saludable para bajar de peso, que consista en incluir hábitos de consumo sanos en tu rutina diaria, será un proceso que requerirá tiempo y te adaptes a una forma de comer.
  4. Sigue las indicaciones del especialista, recuerda que consumir tres comidas principales y dos meriendas respectivamente.
  5. Incluye frutas, vegetales y proteínas, toma mínimo ocho vasos de agua al día, trata de evitar los alimentos procesados como lo son las golosinas, disminuye las bebidas alcohólicas y azucaradas.
  6. Lleva siempre contigo snacks como frutos secos y semillas (uvas pasas, almendras, nueces, pipas, entre otras) para controlar la ansiedad.
  7. Por último, pero no menos importante, realiza cualquier actividad física que te permita ejercitarte para evitar el efecto rebote, ya que no solo basta con llevar un buen plan de alimentación, recuerda ¡cuerpo sano mente sana!