Llega el verano y el ambiente se carga de energía. El clima invita a las cálidas playas y el #Sol parece despertar una especie de necesidad por lucir un buen bronceado.

Además de luz y calor, el sol proporciona sensación de bienestar [VIDEO]y genera buen humor. El sol fortalece los huesos y dientes, equilibra el colesterol, disminuye la presiona sanguínea, repele la depresión, mejora la calidad del sueño e incluso embellece el aspecto de la piel.

Sin duda, hablamos de una fuente de energía necesaria para nuestro organismo, siempre y cuando la disfrutemos de manera moderada. Las exposiciones prolongadas pueden resultar extremadamente nocivas para la salud, ocasionando daños muchas veces irreparables.

Los rayos solares puedes causas daños a la piel debido a uno de sus componentes: los rayos ultravioletas

Inclusive, son capaces de hasta casar cáncer cutáneo, envejecimiento prematuro y hasta cataratas. Por esta razón es vital conocer los efectos que produce esta fuente de energía y también prevenir los posibles daños.

La piel deteriorada por causa del sol evidencia cantidad de síntomas característicos. Los más obvios son las manchas por el sol, pero las arrugas, las líneas y la piel quebradiza también pueden ser resultados de la exposición al sol. Cualquiera de estos trastornos puede producir signos de envejecimiento prematuro de la piel, aun [VIDEO]en paciente sorprendentemente jóvenes.

Posibles daños en la piel…

El problema inmediato más frecuente que se presenta por la falta adecuada de protección, son las quemaduras solares, que van desde leves enrojecimientos, hasta ampollas en la piel o quemaduras de segundo grado.

Las personas que reciben mucho sol, sobre todo las de piel muy blanca, pueden envejecer prematuramente. El sol además ocasiona manchas y pecas en la dermis.

También existen inconvenientes de tipo maligno: cáncer de piel. Generalmente los signos que reflejan esta patología son lesiones que no cicatrizan, sangran o van creciendo poco a poco.

El sol puede generar alteraciones a cualquier edad. Pero en realidad, el cáncer de tipo cutáneo se presenta puntualmente en personas mayores, cada vez es más frecuente que se manifieste esta patología en edades tempranas.

Existen distintos tipos de cáncer cutáneo, el principal o más común es el basocelular, un tumor superficial localizado que no hace metástasis. Le sigue el espinocelular, que es un cáncer de malignidad intermedia. Y el más temible de los tumores en la piel, es el melanoma.

Recuerda que debes protegerte antes de exponerte al sol, así como después, ya que esta protección te permitirá mantener una piel fresca y suave. #Prevención #Daños en la piel