Te miras al espejo y ves aflorar las primeras canas o el crecimiento de la raíz. Si necesitas teñirte el pelo quizás te interese saber que existen métodos novedosos 100 % respetuosos con tu cuero cabelludo. Lo orgánico y natural ha venido para quedarse impregnando cada uno de los aspectos relacionados con la higiene, el cuidado personal y la alimentación. No basta con que esté rico o sea efectivo, además debe respetar el medio ambiente y los requerimientos de tu salud.

¿Sabes que no solo el amoníaco resulta perjudicial para tu cuero cabelludo? Otros químicos como el formaldehído, los parabenos, el resorcinol o la parafenilendiamida pueden provocarte alergias y deteriorar las estructuras capilares mostrando un aspecto más apagado y sin vida a tu cabello.

Hennas certificadas

Desde hace pocos años, países como Francia y Alemania trabajan en la certificación de la cosmética natural. Las etiquetas #ECOCERT (de Francia) y BDIH (de Alemania) son el resultado de este trabajo para asegurar que todo lo que te aplicas sobre la piel o el cabello está como, mínimo, en un 95 % libre de transgénicos, químicos y sintéticos. A su vez, los ensayos no pueden realizarse en animales y el embalaje debe ser reciclado o, al menos, biodegradable.

Aunque los tintes de #Henna no son permanentes ni te aseguran una total cobertura de las canas, sí te garantizan la plena ausencia de agresiones a tu cuero cabelludo si este es sensible o está afectado por la dermatitis o la psoriasis. Además, la cobertura dependerá también del color y grosor de tu cabello natural. Cuanto más claro y fino sea más rápido y mejor se coloreará.

Tintes en polvo o en crema

Si decides teñirte siguiendo la novedad de la temporada y te sumas a la coloración orgánica podrás elegir entre los tintes en polvo o en crema. Los primeros se obtienen a partir de hierbas molidas y enriquecidas con proteínas de trigo, #Aceite de jojoba o de argán. De este modo, además de embellecer el cabello lo estarás reparando. Su brillo y volumen así lo demostrarán.

Los tintes en polvo requieren ser mezclados en agua hirviendo o en café o té negro, si te decantas por una coloración más oscura. Cuando alcances la textura de una pasta podrás proceder a aplicártelo evitando así el goteo.

La coloración en crema, a la que estamos más habituados, cuando está compuesta por ingredientes naturales como la combinación de henna, cáscara de nuez y espino amarillo, está más indicada para los retoques de raíz o los baños de color [VIDEO], ya que no cubrirá la totalidad de tus canas. En ambos casos, tanto el polvo como la crema, son reutilizables y requieren la utilización de champús o acondicionadores a base de manzanilla, henna y avellana para su óptimo mantenimiento.

Recuerda que la henna no penetra en tu cabello sino que lo cubre. Esto significa que necesita, al menos, 1 día para ser plenamente visible. Aunque ahora te resulte tedioso, a la larga el color es mucho más natural y no tendrás que recurrir a medidas drásticas como cortarte el pelo por el daño causado por los químicos.