Todos queremos que nuestra piel luzca bonita, hidrata y sin imperfecciones, pero en ocasiones nuestros pies suelen resentirse en exceso y acaban con la piel deshidratada y formándose algunas grietas. Para eliminar esta sequedad de nuestra piel existen remedios caseros que puedes aplicar.

Cómo eliminar de forma natural las durezas y grietas

Antes de empezar con la preparación de este remedio casero [VIDEO] es importante que mantengamos durante quince minutos los pies en agua caliente y que los exfoliemos. La exfoliación puede hacerse en casa de varias maneras como por ejemplo mezclando un poco de azúcar con miel, el azúcar eliminará las células muertas de nuestra piel y ayudará a que el remedio funcione de forma mas efectiva.

Otra manera de exfoliar nuestra piel es mezclando azúcar con un poco de jabón.

Tras haber tenido nuestros pies [VIDEO]en remojo durante quince minutos y haberlos exfoliado lo ideal sería que pasáramos por todas las zonas afectadas una piedra pómez para asegurarnos de que eliminamos todo el exceso de piel muerta que tengamos acumulada.

Como preparar el remedio casero

Para preparar este remedio necesitaremos; dos cucharadas de aceite de almendras dulces o aceite de coco, dos cucharadas de glicerina líquida y dos cucharadas pequeñas de agua de rosas. El remedio con estos ingredientes es mucho mas efectivo, pero si no los tenéis podéis aplicar simplemente el aceite, ya sea de coco, de almendras dulces o de oliva.

Una vez hayamos hecho la mezcla y tengamos nuestros pies exfoliados y bien secos aplicaremos la mezcla y masajearemos muy bien las zonas afectadas, después podemos meter nuestros pies en una bolsa de plástico y unos calcetines por encima y nos iremos a dormir.

Por la mañana cuando nos despertemos lavamos nuestros pies y volvemos a repetir el proceso por la noche hasta que veamos que nuestros pies ya están suaves.

Una vez notemos que nuestros pies han recuperado la hidratación que les faltaba no dejaremos de aplicar el producto, simplemente lo aplicaremos una vez por semana o cada dos semanas para que esas molestas grietas no vuelvan a aparecer.

Si tienes los pies muy secos o agrietados enseguida notarás la diferencia, pero dependerá de la constancia que tengas a la hora de aplicar el producto todas las noches, ya que si lo haces simplemente cuando te acuerdas la piel seca de nuestros pies solo recibirá una nutrición intensa de una manera puntual.