Tras las últimas discusiones en la casa de Gran Hermano y las tensiones que se han vivido estos últimos días, Telecinco ha creído necesario que el presentador del reality se personara en la casa de Guadalix y tuviera una charla con los concursantes.

Jorge Javier Vázquez entra en la casa de gran hermano para cantarles las cuarenta

En su discurso les ha mencionado que el concurso lo ven bastantes personas y que por ese motivo deben reflexionar acerca del comportamiento que puedan tener, dándoles a entender que deben pensar antes de actuar, porque sus actos tienen repercusiones ya que al estar encerrados sus emociones se magnifican.

Jorge Javier se ha mostrado serio y ha utilizado un tono al que no nos tiene acostumbrados, la serenidad y la severidad.

Algunos de los concursantes no daban crédito al ver al presentador en persona y reaccionaban de formas distintas, pero en general a todos les ha impactado ver al presentador dentro de la casa.

El presentador les ha dicho que sabe que entre algunos de ellos hay cuentas pendientes desde antes de entrar en la casa, pero que ante todo han de tener respeto, no es necesario que sean amigos pero sí un mínimo de respeto entre ellos. Al parecer estas palabras hacían especial alusión a los comentarios de Suso y Asraf [VIDEO]sobre Aurah o a las palabras que se dedican Miriam y Mónica Hoyos en sus enfrentamientos continuos, entre tantos.

Algunos de los concursantes no se dieron por aludidos cuando Jorge Javier hablaba, pero eso no les impidió reflexionar sobre los actos de algunos de sus compañeros y es que si bien es verdad que algunos son bastante problemáticos entre ellos, otros pasan desapercibidos y prefieren no tomar partido en las peleas que ocurren dentro de Gualadix.

Uno de los últimos frentes abiertos es el de Verdeliss [VIDEO] con Angel Garó, y es que la influencer ha revelado que tiene miedo de los estados de ira del cómico, ira que ya han sufrido varios de los concursantes.

Esperemos que reaccionen.

No se sabe si finalmente habrá servido de algo este toque de atención a los concursantes por parte del presentador, pero las faltas de respeto, insultos y gritos cual gallinero parecen haber aminorado por el momento.

Ojalá les haya servido para reflexionar y darse cuenta de que este tipo de programas los ven muchas personas jóvenes que pueden acabar pensando que ese tipo de comportamientos son algo normal cuando es todo lo contrario.

Esperemos que el programa tome un rumbo diferente al de estas últimas semanas y podamos disfrutar de un programa de entretenimiento sin enfrentamientos de ese calibre.