A mano o a máquina, con los métodos más tradicionales o los más innovadores, en el centro de Depilación o sin salir de casa. Hacemos un repaso de lo más nuevo y, también, de los métodos de siempre a la hora de eliminar hasta el último pelo de cuello para abajo.

Clásico y eficaz: El corte con hoja

Las maquinillas de afeitar tienen una (injusta) mala fama. Que si el pelo crece luego más fuerte, que si sale más negro... No es cierto. Es verdad que, cuando se pasa una hoja de afeitar, todo el vello se corta de la misma altura y, cuando empieza a crecer, pincha, al igual que lo hace el césped corto o una barba de tres días. Pero...

eso no significa que al cortarlo salga más vigoroso. Es cierto que en áreas como las piernas exige tiempo: mucha disciplina, retoques constantes y cuidado para no cortarse... Pero en zonas como las axilas, donde el tirón no es recomendable y pasarse la maquinilla apenas lleva unos segundos, puede ser el sistema depilatorio por excelencia.

Lo único de verdad relevante cuando se usa cuchilla es utilizar solo una de buena calidad (y no, las hojas no son baratas); evitar las que puedan estar melladas, oxidadas o sin filo y usar siempre algo que sirva como lubricante, sea un gel de afeitar, un poco de acondicionador del cabello o un gel de ducha cremoso.

Recortar, una buena alternativa

Las mujeres estamos comenzando a usar una técnica que los hombres llevan décadas practicando: no siempre se trata de eliminar el vello del todo, a veces basta con reducir y limitar la longitud del mismo.

Vídeos destacados del día

En áreas como las cejas (¡donde no querríamos nunca eliminar todo el pelo!) o la línea del bikini, a menudo sirve con disminuir el largo o delimitar zonas concretas para conseguir el efecto deseado. Para ello son muy útiles las máquinas como la Veet: su recortadora Veet Precision incluye varios cabezales para un resultado a medida en cara, inglés o axilas.

Láser: Inversión de futuro

El láser es ya casi una tecnología clásica que no deja de avanzar y se hace cada vez mas seguro de usar. En institutos especializados, como los Centros Único, se ofrece la posibilidad de realizar la depilación láser durante el verano gracias a sistemas como Lightsheer Duet, con cabezal de micropulsos. Eso sí, tanto antes como después del tratamiento se debe evitar el sol, e incluso el autobronceador. Para las pieles más oscuras o para el vello más claro existen sistemas como el Láser Soprano de Clínicas Zurich, que también se puede realizar en la época de mayor intensidad solar. No faltan tratamientos de depilación de luz pulsada para usar en casa, como la gama Homelight de Babyliss o Silk´n Infinity.

Siempre que usemos un sistema de depilación casero es imprescindible seguir al pie de la letras las instrucciones y, en caso de tener un pulso para 'tocar panderetas', que una amiga sea quien pase el aparato de depilación sobre nuestra piel.

¡Ah! No te olvides de regenerar después la piel mediante cremas calmantes.