Todos sufrimos la pérdida de cabello durante el año, aunque lo notamos más cuando llega el frío y en los meses de verano, que es cuando más sufre nuestra fibra capilar. Las causas de este problema pueden ser muchas, pero las más comunes son la falta de nutrientes esenciales, el estrés y el exceso de calor (secador, plancha, etc).

Algunas personas tienen la suerte de perderlo en menor cantidad, pero si eres de las que se asustan cada vez que se peina y ves todo el pelo que se queda en el cepillo has llegado al sitio indicado.

¿Nunca te has planteado reutilizar tu cabello? Aquí te cuento cómo.

Hace unos meses, cansada de ver cómo se me caía el pelo llegué a una conclusión.

Si no puedo evitarlo, ¿por qué no le doy otro uso? Y así fue. Siempre había querido alargar las rastas (o dreadlocks) con pelo natural, y ninguno mejor que el mío propio. Así que empecé a guardar el pelo que se me caía al lavarlo y todo el que se acumulaba en el cepillo, y cuando tuve la cantidad suficiente comencé con mi tarea.

  • Primero juntas el pelo en un mechón y atas en un extremo una gomilla del pelo para evitar que se deshaga.
  • A continuación con un peine cardas el pelo, es decir, lo peinas hacia atrás pero por zonas. Empezando por el extremo de la gomilla hacia la otra punta.
  • El siguiente paso es dividir el mechón en dos e ir "juntando el pelo" hacia arriba.

      (A veces es suficiente con hacer uno de los dos pasos anteriores: cardar o dividir el mechón; depende del tipo de pelo que tengas, si es muy fino o, por el contrario, grueso).

Vídeos destacados del día

  • Una vez hecho esto, frotas y tuerces el mechón de pelo con ambas manos y verás como ya va cogiendo forma de dreadlock.
  • Para terminar es necesario tener una aguja de ganchillo, con la que vamos a perfeccionar la rasta entrando los pelitos que han quedado fuera y además unirla a la rasta que ya tenemos. En caso de que no tengas ninguna hecha, el procedimiento es el mismo, solo que debes añadir el mechón de pelo caído a tu cabello y comenzar así el proceso.

Como veis es una manera sencilla de aprovechar la caída del cabello y darle otro toque a nuestra melena. Un complemento de pelo distinto a lo habitual solo para chicas que no tengan miedo a cambiar su peinado.