Para descansar bien no solo hay que irse a dormir, una buena postura a la hora de irse a dormir puede ayudarnos a tener un sueño mas reparador. Pero además, las diferentes posiciones a la hora de descansar pueden ser beneficiosas o perjudiciales para nuestra salud. Descubre los efectos que tiene cada una de ellas para nuestra calidad de sueño y de vida.

Posición fetal

Es la postura más común para dormir, un 41% de la población duerme en esta posición, en especial por las mujeres, ya que el 51% elige esta posición para dormir.

Se trata de dormir de lado, curvado, con las rodillas dobladas hacia el pecho y los brazos generalmente en cruz o cerca de las piernas.

Esta es una de las posturas mas saludables para dormir. Pero siempre que se haga sobre el lado derecho, ya que si sueles dormir sobre el lado izquierdo puede causar estrés sobre los órganos vitales como el hígado, estomago o pulmones

El tronco

Un 15% de la población duerme en esta postura, siendo la segunda forma mas común de dormir. Esta posición se caracteriza por dormir de lado con el cuerpo totalmente estirado.

Con esta postura conseguimos mantener la columna recta y es muy beneficiosa para los que sufren dolores de espalda

Melancólico

También de lado, pero en esta ocasión con los brazos estirados.

Puede ayudar a aliviar la apnea del sueño y Enfermedades de reflujo ácido.

El soldado

Esta forma de dormir se caracteriza por hacerlo boca arriba con los brazos pegados al cuerpo.

No es una postura aconsejable ya que suele ocasionar dificultad para respirar, ronquidos y un mal descanso ya que muchas veces no se llega a un sueño reparados

Estrella de mar.

Boca arriba con los brazos cerca de la cabeza o sobre la almohada.

Vídeos destacados del día

Esta postura para dormir tiene los mismos efectos en la salud que la del soldado

Caída libre

Se caracteriza por dormir cabeza abajo, con los brazos por debajo o alrededor de la almohada y la cabeza hacia un lado.

Es la peor postura para dormir. Afecta a la posición natural de la espalda, curvándola y provocando dolores de espalda. Además de presionar las vértebras, también comprime el estómago, los pulmones e impide tener una buena capacidad para respirar.