Pablo Casado, el actual líder del Partido Popular ha vuelto a manifestar su voluntad de dar un giro al centro. No va a cambiar de opinión, asegura y esta postura simboliza su rechazo al partido liderado por Santiago Abascal. España es cada vez más de extremos, se lamenta Casado y gran parte de culpa la tiene el Gobierno del PSOE y Podemos. Con este mensaje, el presidente del PP, ha querido transmitir a su partido su deseo de moderación. Solo así quiere ganar las elecciones el jefe de la oposición.

Su discurso del Congreso fue, para Pablo Casado, una declaración de intenciones

El discurso del Congreso fue algo más que una estrategia política inteligente en una situación complicada. Según ha manifestado Pablo Casado, es una declaración de intenciones. Además, afirma que en el momento actual, la derecha española se encuentra dividida, y de este modo el país no se siente “representado”. Es necesario un cambio y el giro al centro parece ser la solución para el líder del PP.

Por otro lado, Pablo Casado asegura que el Gobierno del PSOE ha ignorado las necesidades de los presidentes autonómicos en la dura batalla para poner fin a la pandemia y mejorar, además, la economía del país. Ya se abstuvo en el tema del estado de alarma, si bien recordó al presidente del Gobierno que había abandonado a su suerte a los presidentes de las distintas autonomías.

Pablo Casado se mueve al centro y se distancia de los 'rupturistas' de España

El giro al centro de Pablo Casado pretende representar a los que buscan una reforma del país y no a los que quieren romperlo. Entre los “rupturistas” el líder de la oposición ha señalado a Vox, al PSOE, que según asegura Casado “ha roto la historia del PSOE” y a Unidas Podemos, principalmente.

Casado, acusa al Gobierno de alentar los lamentables disturbios que tuvieron lugar en España durante las manifestaciones del pasado fin de semana. La crisis actual sería, según ha declarado, una excusa para que los violentos salgan a la calle y tanto el PSOE como Unidas Podemos, estarían echando más leña al fuego.

Hay que mirar más allá, le dice Pablo Casado a su partido

El Partido Popular se enfrenta así a un nuevo reto, un giro al centro real, para que puedan definirse de esta forma con la cabeza bien alta, sin que nadie pueda dudar de su postura. El centro será la oposición que ocupe ahora el partido liderado por Pablo Casado.

España exige moderación, no necesita radicales que traten de romper la unidad del país, ha señalado Casado, que reivindica este espacio central para la política. Igual de radical, afirma el presidente del PP, fue el proyecto de los presupuestos del Estado, que llevarán a la crisis total de España. Con esas cuentas, el país irá marcha atrás. Para Pablo Casado, los presupuestos no son más que “papel mojado”.

Como consecuencia, subirá el paro, aumentará el cierre de negocios y los ERES. El país, según Casado, está abocado al fracaso, de seguir el actual Gobierno.