ERC ha confirmado a ABC que ha decidido votar en contra de la en la votación de la enmienda a la ‘Ley Celaá’, impulsada por PNV y Junts per Catalunya y apoyada por VOX, PP, Cs, UPN, Foro de Asturias y Coalición Canaria, la cual pretende salvar la educación concertada y la educación especial. De esta forma, con los apoyos de PSOE y Podemos, la ley será aprobada.

ERC vota en contra, dando prioridad a otros pactos con el Gobierno

ERC ha justificado su posición de votar en contra de la enmienda para que este artículo sea modificado aludiendo a que tienen varios pactos comprometidos en temas que consideran que no pueden ponerse en peligro.

Por lo que, salvo imprevisto, la ‘Ley Celaá’ será aprobada en su totalidad, con todas las enmiendas nuevas hasta la fecha, incluso aquellas que quedaron fuera del dictamen.

La enmienda al art. 109 de la ‘Ley Celaá’ quiere asegurar suficientes plazas públicas para la concertada

El artículo 109 de dicha ley educativa es el que va a ser uno de los puntos del día hoy en el Congreso, del cual los partidos de derechas junto con PNV, Junts per Catalunya y Coalición Canaria, piden su modificación. La enmienda a este punto trata de asegurar y garantizar suficientes plazas públicas y la prestación de servicios de educación en nuevas zonas de población dentro de la educación concertada.

El PSOE considera que la demanda social de la educación concertada ha bajado

Es el punto cinco del artículo 109 de la ‘Ley Celaá’ el que ha causado la polémica, dado que este señala que la Administración educativa deberá ir promoviendo la ampliación de puestos escolares en la enseñanza pública, punto que fue una concesión del PSOE a Unidas Podemos, aunque ya antes de que se pusiese la aportación del partido morado, el PSOE había eliminado la demanda social de los centros concertados, solo se contemplaría el proveer plazas de este tipo en función de si los padres lo pedían.

La enmienda pretende defender el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos

Por otro lado, la enmienda impulsada por PNV y Junts per Catalunya, pretende quitar de dicha ley la segregación de los alumnos atendiendo a su nivel económico, además de luchar por que haya suficientes plazas públicas para los alumnos de centros concertados. Este punto para los dos partidos es crucial, dado que lo que se pretende es defender la capacidad de elección educativa de los padres y sus derechos y libertades en este ámbito.

El debate de hoy sobre la enmienda apoyada por la derecha ha terminado de forma agria, al grito de “libertad” por parte de los diputados del PP y VOX. Y es que el punto cinco del artículo 109 de la ley no solo limita la libertad de los padres para elegir la educación de los hijos, sino que pretende suprimir la educación especial para aquellos alumnos que requieren un tipo de educación adaptada a sus diferentes minusvalías.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!