Ha sido noticia el giro que ha dado Pablo Iglesias en el caso Villarejo como víctima por parte del juez que lleva el caso. Pero no solo esto ha cambiado, sino que ahora se han encontrado serias contradicciones con su testimonio original debido a que existe la posibilidad de que ocultara por casi tres años información privada en un USB de una de sus colaboradoras.

Pablo Iglesias, de víctima a posible acusado

Pablo Iglesias había afirmado que Villarejo y otras personas robaron un medio electrónico tipo móvil de Dina Bousselham para así descubrir cualquier cosa y derrumbarlo políticamente. Todo parecía normal y hasta se logró que Villarejo pareciera el culpable junto a otros del PP.

Pero las últimas investigaciones han dado un vuelco a todo lo dicho por el líder de Podemos. Pablo Iglesias ya no sería el perjudicado.

La investigación apunta a que la copia que poseía Villarejo y que fue encontrada en su propia casa por sí sola no lo hace culpable de haberlo robado. Esto era lo que supuestamente aparecería en revistas donde se han guardado el derecho a hacerlo público debido a que la información en el móvil es de carácter privado, fotos íntimas y asuntos confidenciales.

El líder de Podemos recibió el pendrive de 'Interviú'

Pero el problema es que ahora se sabe que ha sido el propio Pablo Iglesias quien se reunió con el responsable de la revista 'Interviú' a principios de 2016 y recibió un misterioso pendrive que al parecer en ese mismo momento el líder de Podemos averiguó qué tipo de información contenía.

Pablo Iglesias admitió que se guardó ese pendrive hasta mediados de 2016 y es entonces cuando se lo entrega a Dina Bousselham quien no lo puede abrir porque de alguna manera se dañó. Es este misterioso movimiento por parte de Pablo Iglesias que al juez le llama la atención y piensa que quizás no fueron cinco meses que se guardó el pendrive, sino que pudieron ser unos 36 meses porque no fue hasta principios de 2019 cuando apareció el USB que sí funcionaba bien.

Es aquí donde se abre otra posibilidad de que sea la misma Dina Bousselham quien establezca una acusación si es que ella lo deseara.

Dina Bousselham se contradice en sus declaraciones

El otro problema es que Dina Bousselham también tiene varios vacíos en sus declaraciones y eso entorpece el caso. Primero había dicho que le robaron el móvil y allí habían quedado registrados de alguna manera ciertos pantallazos de Pablo Iglesias.

Después se comprobó que fue ella misma quien tomó esos pantallazos y para agregar más misterio, también escondió la información de que fue Pablo Iglesias quien le había dado el USB dañado. Lo cierto es que la exasesora Dina Bousselham ya ha abandonado a Podemos y quiere dirigir un periódico digital.

Sigue la página Podemos
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!