Publicidad
Publicidad

Unidad Médica Aeroevacuación, UMAER, es una de las unidades menos conocidas del Ejército del Aire, EDA, y sin embargo su labor es de las más trascendentes pues es la encargada de evacuar por aire las bajas que se producen del campo de batalla en las misiones internacionales y trasladarlas a España en condiciones de seguridad garantizando la supervivencia del herido hasta que llegue a destino.

No solo evacúan de lugares de riesgo a militares heridos si no a civiles accidentados o enfermos en naciones del tercer mundo y pone los medios para traerlos sanos y salvos de vuelta, de hecho el traslado en 2014 de dos misioneros enfermos de virus del ébola desde Guinea Conakry y Liberia para ser tratados en España fue tarea suya.

Publicidad

"Fue el operativo más mediático que hemos hecho, pero no fue el más difícil".

Aunque desgraciadamente ambos pacientes fallecieron a los pocos días de su llegada por lo avanzado de la enfermedad, el operativo fue considerado modélico en cuanto al traslado de pacientes infectocontagiosos, por ello naciones de la talla de Gran Bretaña mandaron comisiones de trabajo para adaptar el procedimiento a sus unidades.

La evolución

Fue en 2003 en plena vorágine de las guerras de Afganistán e Iraq cuando se hizo necesario el crear una unidad médica especializada con el propósito de evacuar a los heridos de guerra desde la zona de conflicto hasta España garantizando el cuidado hospitalario en el traslado aéreo y que la baja llegará en unas condiciones médicas óptimas hasta España para ser tratada en profundidad.

Publicidad

Esta necesidad se cubría con la fundación de la Unidad Médica de Aeroevacuación, UMAER, encargada de asistir a los heridos en su traslado aéreo desde la zona de conflicto hasta Madrid, Base de Torrejón, desde donde sería transportados por tierra al Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla.

Procedimiento de aereoevacuación

Aunque cada caso tiene sus particularidades el procedimiento a seguir suele seguir este patrón. Cuando se produce una baja en combate o accidente en una misión en el exterior, el herido es tratado en primer lugar por el médico en zona que se encarga de estabilizarlo, primera fase o Role 1, se pide una aereoevacuación médica por helicóptero medicalizado que lleva al herido ya atendido por el equipo médico de a bordo al hospital de campaña más cercano, Role 2.

Publicidad

Si el herido puede ser tratado en ese hospital y ser recuperado sin mayores complicaciones no se le evacúa pero si sus heridas o dolencia superan esas capacidades Role 2, se ordena su evacuación a España por vía aérea y es ahí donde entra en acción la UMAER.

La cual es alertada y puesta al día del caso, en la base de la unidad en Torrejón se recoge el equipo preciso para atender al paciente, un máximo de 400 kilos con todo el material, y se medicaliza un avión para el traslado, este proceso debe hacerse en el máximo de dos horas tras darse la alarma.

En el avión medicalizado va un equipo mínimo de cuatro efectivos: médico, enfermero y dos técnicos sanitarios, a este se le puede sumar un especialista especifico: virólogo, pediatra, psicólogo, etc. Si la dolencia del paciente lo exige, al máximo de dos horas de la alerta el avión medicalizado despega.

En vuelo el avión llega al aeropuerto de evacuación donde el paciente espera y tras llegar, se trata que el viaje de recogida no demore más de tres horas de vuelo, la UMAER se hace cargo de él, lo acomoda a bordo y dándole la atención precisa vuela de vuelta a Torrejón donde al aterrizar en la pista está esperando la UVI Móvil previamente alertada para llevar al paciente al Gómez Ulla o al hospital que sea preciso, los afectados de ébola lo fueron para el caso a la clínica Gregorio Marañón.

Capacidades de evacuación

Para las evacuaciones se usa toda la variedad de aviones de transporte del EDA, según la urgencia del caso y el número de heridos. Así un Falcon medicalizado puede llevar a 1 herido grave y 2 leves, un C-295 a 2 graves y 8 leves, un Hércules C-130 evacua 4 graves y 10 leves y un A-310 hasta 6 graves y 12 leves. El nuevo A-400 está aún testándose para comprobar sus capacidades en esta misión.

En un año de actividad normal la UMAER realiza de 30 a 40 intervenciones internacionales pero en la vorágine del conflicto afgano estas eran de seis diarias, no solo soldados españoles sino también tropas aliadas y civiles afganos.

El entrenamiento de la unidad es muy exigente usándose modelos de hospital de campaña con equipos de simulación para crear un ambiente bélico y un antiguo C-212 medicalizado para ensayar el embarque de heridos con efectos de sonido y luz para crear un ambiente de estrés y tensión.

Aunque como una especialista nos aclaró: "Por muy bueno que sea el tratamiento que le des la mejor medicina para el herido en el traslado es cogerle de la mano y hacerle saber que estás ahí y sepa que no le abandonarás".