Quim Torra amenazó con retornar a la insubordinación si el Gobierno de Pedro Sánchez no accede a celebrar una votación de autodeterminación vinculante y ordenar la libertad de los reclusos independentistas. El mandatario de la Generalitat solicitó un desplazamiento masivo de los ciudadanos de Catalunya para obligar al Ejecutivo y a la Justicia a que se efectúe el juicio hacia los dirigentes secesionistas pronosticado para el comienzo del año entrante. Torra dirigió la idea de recobrar la unilateralidad si las sentencias no son absolutorias.

Anuncios

O quedan libres o quedan libres, pronunció el presidente, o votación o votación, que en su día manifestó Carles Puigdemont para informar el 1-O, asociando dos avisos en una sola proclama: que no admitirá la condena puesta a los recluidos y que no desistirá en establecer la república catalana si el Gobierno se niega a permitir un referéndum de autodeterminación.

Cuál es la opinión de Torra

Torra notificó claramente al jefe de Estado que aprecia su procedimiento político al escoger en una votación un nuevo Estatuto, pero rechaza su propuesta ya que las elecciones se han realizado.

El Gobierno de Sánchez es consciente de que la crisis institucional debe ser solucionada de manera inmediata y que esta solución tiene que venir de una idea política.

Ante la compañía del presidente del PSC en la ciudad de Barcelona, Jaume Collboni, y la representante socialista, Eva Granados, el presidente informó a Sánchez que el país se expone a una crisis colectiva como la que sufrió el gobierno de Mariano Rajoy el otoño pasado, si no acepta sus requerimientos. Añadió que la disputa entre la sociedad catalana no es sobre un Estatuto, pues la regla del primero de octubre sigue vigente.

Anuncios

Al respecto, Torra indicó que a través de las votaciones se puede validar el mandato, y que por su parte no va a aceptar menos que eso. También manifestó que Sánchez tiene en sus manos la opción de repetir los errores de Rajoy o de mejorar en su gestión. Esto lo hizo rodeado por una gran tira de color amarillo y defendido por el gobierno, así como el presidente del Parlamento y los rectores de las dos grandes formaciones independentistas: la ANC y Òmnium.

Qué planes tiene en mente Torra

El plan de Torra es ejercer presión al Gobierno a través de las manifestaciones en las calles.

Pues esta sería una forma de hacer que se resuelva ya la situación en Cataluña. Pide a Sánchez que se lleve a cabo el referéndum. Y en caso de que se decida en contra de los enjuiciados pues se lanzará a las calles, ya que no está dispuesto a acatar esa decisión, pues sostiene que está a favor de los ciudadanos de Catalunya y no del Gobierno.