Después de una junta desarrollada este jueves entre el ministro de interior, Fernando Grande-Marlaska, y Miguel Buch, consejero catalán, Gobierno y Generalitat han acordado no caer en confrontaciones por la situación de los lazos amarillos. Sin precisar de que manera lo van a lograr, ambos han optado por calmar los ánimos. Durante la junta de seguridad de Cataluña, el ministro habló de “garantizar un espacio púbico neutral”, sin concretar las reglas que los Mossos d’Esquadra tendrán que seguir para hacer prevalecer esa neutralidad. Por su parte, Marlaska señaló que nadie puede monopolizar las calles, aseverando que todos son conscientes de eso.

El orden del día es encabezado por el tema de los lazos amarrillos

Siendo el asunto de los lazos el primer tema tratado en el orden del día en la reunión, Buch ha tomado la cuestión más relajado. Mientras que el ministro expresó su inquietud por convivencia en Cataluña, el consejero catalán no califica como un problema de convivencia grave los escenarios de conflicto y amenaza entre los ciudadanos que colocan los lazos y quienes los quitan.

Buch ha asumido un compromiso para evitar dichos conflictos entre las personas. A su vez, admitió que en los últimos días se han registrado mas hechos de esta índole. El consejero ha relacionado esas confrontaciones a estrategias de “cierto partido político”, el cual esta interesado en que eso sea un problema.

Bases del compromiso adquirido por ambas partes

El “compromiso” que fue conciliado en la reunión de seguridad para Cataluña, un compromiso un tanto quimérico que según han comentado está basado en la “confianza” de que la policía autonómica actuará para que las personas puedan ejercer sus libertades y derechos.

El consejero ha motivado a la población a denunciar ante la policía los casos de problema de convivencia que respondan a la confrontación por los lazos amarillos. En este mismo sentido, Buch ha señalado que los Mossos han realizado un excelente trabajo, y por eso, la confianza de manejar la tranquilidad en las calles reposa sobre ellos.

Buch y Marlaska han manifestado ante la prensa buena sintonía después de casi dos horas de reunión.

En respuesta a una interrogativa referente a la movilización de efectivos antidisturbios a Cataluña por la Diada, el ministro afirmó que la intención de dicho traslado es apoyar a los Mossos en un supuesto desborde de la situación. Por su parte, Buch aseguró que la policía de Cataluña podrá cumplir con sus funciones sin ayuda de refuerzos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más