Tres ejemplares del pez morena aparecieron muertos en la playa de Talamanca en pleno centro de la ciudad. No tenían ningún daño a la vista, se pensó que podría haber sido un pescador que al encontrarlas en su red decidió tirarlas por la borda. En diez días se recogieron más de medio centenar en playas urbanas de Ibiza, Platja d'en Bossa, y hasta algunas en Santa Eulalia, fue un cementerio de cadáveres el sureste de la costa de Ibiza.

Investigación del CREM

El centro de recuperación de especies marinas (CREM) tomó la acción de averiguar lo que estaba sucediendo con esta especie y su repentino hecho.

Anuncios

Los técnicos de medio ambiente del Ayuntamiento de Ibiza y algunos del departamento de pesca del Consell Insular también mostraron interés y decidieron apoyar ante la crisis ambiental. Se descartó la primera hipótesis, “los pescadores”, ya que por el número de morenas encontradas indican un mayor disturbio.

Se realizaron análisis de agua en todas las playas donde ocurrieron los hechos, pero las pruebas salieron bien sin consecuencias visibles para la fauna marina a pesar de los daños sufridos con los últimos años por vertidos de aguas fecales, por lo que la contaminación también fue descartada.

Además si este fuese el caso, no solo las morenas serían las afectadas y no se encontraron pruebas de más cadáveres u otras víctimas.

Verónica Núñez coordinadora y oceanógrafa del CREM decidió poner un foco de alerta por organoclorados que es una sustancia que aparece en los pesticidas y los insecticidas que muy probablemente podrían haber llegado al mar como vertido indiscriminado de algún barco y que al parecer afecta en primer lugar a las especies como las morenas. Pero se descartó debido a que los análisis en los cadáveres encontrados en las playas no mostraron rastro de estas sustancias.

Anuncios

Situación actual

Como no se puede descartar nada, lo estamos mirando todo, desde contaminantes hasta enfermedades” Toni Box inspector de pesca.

Debido a la preocupante situación se ha tenido que observar más de cerca al objetivo, pero es muy difícil, ya que su comportamiento natural se basa en vivir dentro de un agujero y de vez en cuando salen a alimentarse de animalitos. Es por ello que se propuso llevar a un par de morenas al acuario de Cap Blanc en San Antonio para su estudio. Durante toda la semana varios buceadores han visitado los sitios donde se incrementa la presencia de la especie y donde no se han recogido cadáveres, pero reportan que no se ha visto ninguna, a la mañana siguiente se repitió la visita y el resultado fue el mismo.

El consell Toni Box reporta que se han recogido menos cadáveres, sin embargo no saben si interpretar esto como una buena noticia.