Más de 6 horas de registro en el domicilio particular de Eduardo Zaplana, en Valencia, ha estado la Guardia Civil. En el mismo proceso también se han detenido a 7 personas relacionadas con la investigación.

Las acusaciones que caen sobre el exministro de Trabajo del expresidente Aznar son el blanqueo de capitales, delito fiscal, cohecho, prevaricación y malversación de caudales públicos. La gran mayoría de registros se han producido dentro de la Comunidad Valenciana, sin embargo también se investigan otras ciudades en las que el exportavoz ha tenido despachos. Eduardo Zaplana residen, en la actualidad en Madrid, ciudad donde también trabaja, pero se traslada a Valencia con cierta regularidad.

Sobre las 14 horas del martes, la Guardia Civil, trasladaba a Benidorm a Eduardo Zaplana para continuar las requisas en esta localidad.

La Unidad Central Operativa, de la Guardia Civil (UCO), ha sido arrestado a primera hora de la mañana, en su casa de Valencia por orden orden del Juzgado de Instrucción número 8 de la misma localidad. Según ha trascendido está siendo investigado por un posible delito de blanqueo de capitales y cohecho.

Se espera que durante esta "operación Erial" una docena de personas sean detenidas, entre ellas se especula con la posibilidad de que la secretaría de Zaplana durante su gestión como presidente de la Comunidad Valenciana, también sea detenida.

Eduardo Zaplana está acusado de traer al país dinero negro procedente de diferentes paraísos fiscales.

El dinero, según ha trascendido, podría proceder de comisiones ilegales cobradas por algunas adjudicaciones. Gran parte de este capital se habría generado durante los años 1995 y 2002, período en el que Eduardo Zaplana ejercía como presidente de la Comunidad Valenciana.

Un viejo conocido nunca antes detenido

El nombre de Eduardo Zaplana no era desconocido para los agentes de la Guardia Civil que investigan estos delitos relacionados con blanqueo de capitales y corrupción.

Sin embargo, como el propio Zaplana presumía, nunca había estado el foco de la cuestión.

Lezo y Púnica lo tuvieron en la mira de los investigadores, sin embargo, no ha sido hasta este martes cuando se lo ha detenido por un supuesto delito en el que ocupa un lugar de absoluta importancia. Las conversaciones telefónicas que se hicieron públicas entre él e Ignacio González dejaron al descubierto que su lugar dentro de la política nacional no era secundario.

Los duros últimos años en la vida de Eduardo Zaplana

Eduardo Zaplana se alejó de la vida política en el 2008, aunque era frecuente verlo en presentaciones y actividades sociales en Madrid y Valencia. En el 2011 tuvo que enfrentar el fallecimiento de su hijo varón. El joven de 22 años moría en Alicante tras permanecer varios días internado en la UCI de un hospital local.

En el 2015, el exministro de Trabajo de José María Aznar era diagnosticado de leucemia, enfermedad por la que suele viajar con frecuencia a Valencia para recibir tratamiento médico en esta localidad.

Telefónica toma cartas en el asunto y suspende a Zaplana

Apenas conocerse la noticia de su detención, la compañía multinacional para que Eduardo Zaplana trabaja desde el 2008 lo ha suspendido provisionalmente.

En el comunicado emitido por Telefónica aseguran que están a la espera de conocer má detalles de su situación procesal, pero que de manera inmediata han optado por suspenderlo.

Zaplana colabora para Telefónica desde el mismo momento en el que dejó la actividad política. Al principio lo hizo como consejero para Europa hasta que en el 2012 pasó a ocupar un lugar como adjunto en la Secretaría General de la conocida empresa.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!