El caso de La Manada está dando mucho que hablar. Tanto es así que un grupo de hermanas de clausura han dado su voz por las redes para defender a la pobre chica que fue violada por cinco chicos en las fiestas de Pamplona de 2016. Las Carmelitas de Hondarribia escribieron una publicación en Facebook en que insisten en el derecho a no ser "juzgados, violados, amenazados, asesinados o humillados". Y el mensaje termina con la frase "hermana, te creo", que en estos días era el eslogan de la oposición sobre la sentencia.

Monjas contra la sentencia

Las monjas de un convento Vasco intervienen contra la sentencia de Pamplona, ​​que ha condenado a sólo nueve años de prisión a cinco violadores de Sevilla.

Su queja llega mediante una publicación en Facebook donde proclaman el derecho de las mujeres a vivir libremente sin ser juzgadas. "Vivimos en reclusión". Esto está escrito en la página del convento de la localidad vasca de Hondarribia - llevar un vestido hasta los tobillos, no salir por la noche, no ir a fiestas, no beber alcohol y hacer un voto de castidad. Es una elección que no nos hace mejores o peores que otros, incluso si, paradójicamente, nos hace más libres y felices que muchos. Y precisamente porque es una opción LIBRE, defendemos en todos los sentidos el derecho de todas las mujeres a hacer libremente lo contrario sin ser juzgadas, violadas, amenazadas, asesinadas o humilladas por esto ".

El mensaje termina con la rase "hermana, te creo", que en estos días era el lema de protesta (#yotecreo en twitter).

Todo el mundo habla del tema

Toda España y el mundo entero habla de ello. La indignación por la sentencia del "Manada" continúa aumentando cada día y ya son más de 500 mil personas las que han firmado en change.org una petición contra los jueces.

Según el diario El Mundo, esta es la recolecta más rápida de firmas en esta plataforma en España y la quinta en el mundo, seguidas de otras peticiones de firmas que se han hecho en países mucho más poblados, como Estados Unidos y México.

Esta indignación, enfado y frustración general empezó a notarse notablemente después que el juez dictaminara que no hubo Violación sino abuso sexual.

Los cinco violadores, todos ellos jóvenes de Sevilla y entre los cuales hay un Guardia Civil y un militar, filmaron la violación con sus teléfonos móviles y se comunicaron entre sí con un grupo de WhatsApp llamado La Manada. La sentencia para estos violadores fue sólo de nueve años en lugar de los 20 solicitados por la fiscalía. Esto fue posible por la distinción hecha por la ley española entre el abuso sexual, donde no habría violencia, y la violación. Tras la indignación del pueblo, el gobierno de Madrid anunció que consideraría una redefinición de los delitos sexuales. Mientras tanto, tanto el fiscal como la víctima han anunciado que apelarán contra esta sentencia.

España unida contra los jueces corruptos.

¡Esta es una "buena noticia"! Si queréis leer más noticias que os alegren el día, ahora podéis suscribiros gratuitamente al canal de Noticias positivas de Blasting News #Noticias positivas

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!